La mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) considera que el estancamiento de la actividad económica se mantuvo en el 2019 y que este año que inicia se presentará una “recuperación modesta”.

De acuerdo con lo descrito en la minuta número 72, correspondiente a la última reunión monetaria del año pasado, algunos sostuvieron que el crecimiento continúa sujeto a riesgos externos e internos, particularmente vinculados a la debilidad de la inversión, característica destacada por uno de los miembros de la junta, al indicar que “suele ser más sensible a un entorno de elevada incertidumbre”.

En aquella reunión, realizada el 19 de diciembre, donde la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno recortó la tasa para llevarla a 7.25%, mencionaron que “existen riesgos asociados a la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)”.

“Algunos alertaron que queda pendiente la parte final de la ratificación legislativa en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, la mayoría reconoció que la incertidumbre asociada a dicho proceso ha disminuido y coincidió en que la ratificación podría mejorar el panorama de inversión”.

No obstante, “uno señaló que se anticipan retos no triviales para su implementación, por lo que no es evidente que en el corto plazo el acuerdo reactive la inversión privada”.

Y “la mayoría enfatizó que para lograr un fortalecimiento de la confianza también es necesario atenuar otros factores de incertidumbre internos, como los de la gobernanza, certeza jurídica, inseguridad y aquellos vinculados a la situación económica y política del país.

Ingresos públicos también afectarán inversión

Otro de los miembros añadió que “es poco probable que el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado pueda revertir la atonía de la inversión”.

Esto, porque los recursos previstos para estos proyectos “son menores al promedio anual observado en los últimos cinco años”.

Agregó que “la recomposición del gasto aprobada en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 implica un riesgo importante sobre el crecimiento potencial del país, ya que reasigna recursos de sectores estratégicos como el sistema eléctrico, el aeroportuario y la infraestructura carretera para proyectos, cuya rentabilidad es incierta”.

Otro más señaló como riesgo para el crecimiento la posible reducción en los ingresos públicos.

Pemex, riesgo latente

En la misma reunión insistieron en destacar su preocupación ante la incertidumbre acerca de la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Algunos (de los integrantes) destacaron que los objetivos para el 2020 se basan en supuestos optimistas, y que con la utilización de los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) este año (2019) los fondos para hacer frente a contingencias se reducirán considerablemente”.

Uno de ellos agregó que “el superávit primario se ha alcanzado mediante el subejercicio del gasto y el uso de recursos provenientes del FEIP. Indicó que utilizar recursos extraordinarios para enfrentar faltantes de ingresos en ausencia de choques imprevistos no atiende problemas estructurales”.

Y otro de los integrantes de la Junta de Gobierno mencionó que “sigue latente la expectativa de un recorte de calificación” para Pemex, y otro agregó “la potencial implicación de la pérdida del grado de inversión de dicha empresa, tanto para las finanzas públicas como para la calificación crediticia soberana”.

Menos empleos formales

En la minuta, se anticipa que el 2019 podría cerrar con la menor creación de empleos formales durante la última década, como consecuencia de la debilidad económica.

“Es previsible que durante el 2019 la creación de empleos formales registre su menor nivel desde el 2009”, menciona la minuta.

Sólo en noviembre pasado se incrementó en 345,000 empleos el número de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social, lo que representó un crecimiento anual de 1.7 por ciento.

Las cifras son menores a las reportadas el año anterior, cuando se alcanzaron 688,000 empleos y un crecimiento de 3.5%, expuso uno de los integrantes del banco central.

En dicha reunión, también se hizo énfasis en la mayor ocupación en el sector informal y en el aumento de la subocupación.

Desde el 2012, la variación acumulada del porcentaje de la población económicamente activa que labora menos de 35 horas a la semana se multiplicó casi por cuatro entre el 2018 y el 2019.

Algunos integrantes de la Junta de Gobierno consideraron que la evolución del mercado laboral ha reflejado la debilidad de la economía y otros sostuvieron que también ha sido reflejo de la trayectoria de los salarios.

“En particular, uno manifestó que hay información que sugiere que la política salarial ha comenzado a inhibir la generación de empleos formales, lo que también puede debilitar la actividad económica”, expuso en la minuta.

Las distorsiones se verán acentuadas como resultado del aumento al salario mínimo general, que es de 20% a partir del 1 de enero del 2020, y es el mayor registrado en los últimos 44 años. (Con información de Notimex)

Esquivel insistió en recorte de 50 puntos base

La decisión del cuarto recorte consecutivo en la tasa fue tomada por mayoría en diciembre, y sólo uno de los miembros, el subgobernador Gerardo Esquivel, pidió bajar el rédito en medio punto, para dejarlo en 7 por ciento.

Éste es el quinto anuncio consecutivo en que el citado banquero central solicita un recorte de 50 puntos base en el premio que paga México al mercado.

De acuerdo con la minuta, correspondiente a la última reunión monetaria del año, “la dirección y magnitud de los cambios en la tasa de interés de referencia sugieren que la postura monetaria es más restrictiva de lo necesario”.

[email protected]