París.- El agravamiento de la crisis de la Eurozona constituye el mayor riesgo para la reactivación de la economía mundial, en momentos en que Estados Unidos y Japón tienen crecimientos aún modestos, advirtió el martes la OCDE.

Las grandes economías emergentes, como China y Brasil, invertirán en 2012 y 2013, gracias a política expansionistas y a un repunte del consumo interno, la desaceleración de los últimos años, provocada por la crisis europea, indicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La entidad, con sede en París, mantuvo su previsión de mayo pasado de un crecimiento mundial de 3.4% en 2012, aunque rebajó una décima, a 0.1%, su proyección de aumento del PIB de la Eurozona, a la que urgió a flexibilizar su política monetaria y a adoptar medidas a favor de la reactivación.

"Tras haber amainado un poco a fines del año pasado, la crisis de la zona euro se agravó recientemente y sigue representando la principal fuente de riesgo para la economía mundial", afirmó el economista jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan.

La OCDE, formada por 34 países (en su gran mayoría industrializados), prevé que el PIB mundial crecerá un 4.2% en 2013, y que el de la Eurozona (formada por 17 países) aumentará un 0.9%, a condición de que contenga la crisis de la deuda.

Algo que no parece ganado de antemano. Las perspectivas de España, por ejemplo, cuarta economía del bloque, "siguen siendo malas y corren el riesgo de empeorar", dice la OCDE.

El PIB español, de acuerdo con el organismo, se contraerá este año un 1.6% y el próximo un 0.8%, en tanto que el desempleo superará el 25% (actualmente es de 24.44%), aunque podrá estabilizarse por efecto de las reformas del mercado laboral impulsadas por el gobierno de Mariano Rajoy.

La crisis de la Eurozona había remitido a inicios de año gracias a los millonarios préstamos a bajo interés otorgados por el Banco Central Europeo (BCE) al sector bancario.

Pero la preocupación volvió a recrudecer debido a la crisis política en Grecia, que amenaza la permanencia en el bloque de este país, sometido a durísimos ajustes para poder beneficiarse del segundo plan de rescate otorgado por el FMI, el BCE y la Unión Europea (UE).

"Las elecciones en varios países de la zona euro señalan que las reformas están provocando cierto cansancio y que la tolerancia a los ajustes fiscales pueden haber alcanzado un límite", dijo Padoan.

La recesión, "el desempleo creciente y las dificultades sociales pueden provocar un contagio político y una reacción adversa de los mercados", golpeando incluso a países externos a la unión monetaria, agregó.

El desempleo promedio de la Eurozona será de 10.8% este año y de 11.1% en 2013, según la OCDE.

Existe un riesgo creciente de círculo vicioso entre el creciente costo de las deudas soberanas, la debilidad de los sistemas bancarios, el exceso de consolidación fiscal y el bajo crecimiento", apuntó Padoan.

Estados unidos tendrá un crecimiento de 2.4% en 2012 (una mejora de cuatro décimas respecto a la previsión anterior) y de 2,6% en 2013.

Japón, por su lado, crecerá un 2% en 2012 pero solamente un 1.5% en 2013.

La economía nipona se vio sumida en la recesión tras el sismo, el tsunami y el accidente nuclear que devastaron el noreste del archipiélago en marzo de 2011.

La agencia calificadora Fitch rebajó este martes en dos peldaños, a "A+", la nota de la deuda a largo plazo de Japón, invocando el endeudamiento masivo del país, que equivale a más del doble del PIB de la tercera economía mundial.

Las potencias emergentes se están beneficiando en cambio de una mejora moderada de su crecimiento tras un periodo de desaceleración, indicó la OCDE.

China, cuyo crecimiento decayendo de 10.4% en 2010 a 9.2% en 2011 y a 8.2% en 2012 (según la previsión), invertirá la tendencia en 2013 y crecerá un 9.3 por ciento.

En Brasil existen señales de que la economía está mejorando, gracias a las políticas de estímulo, al consumo privado y la inversión, aunque con cierto riesgo de presiones inflacionarias, advierte la OCDE.

El crecimiento del PIB brasileño pasó de 7.6% en 2010 a 2.7% en 2011, pero en 2012 subirá un 3.2% y en 2013 un 4.2%, según la OCDE.

RDS