La Eurozona se prepara para conceder una nueva ayuda financiera a Grecia, en la podrán participar los bancos privados, pero en contrapartida, el país quedará bajo tutela internacional para garantizar el cumplimiento de las draconianas medidas de austeridad.

A raíz de las nuevas medidas de ahorro y de las privatizaciones anunciadas por el gobierno griego, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, aseguró este viernes que "espera" que se conceda una ayuda adicional a Grecia, "a cambio de condiciones estrictas".

Juncker hizo estas declaraciones a la prensa al término del encuentro que mantuvo con el primer ministro griego, Giorgos Papandreou, en Luxemburgo.

Sin embargo, no habló del monto del préstamo que la zona euro y, con seguridad el Fondo Monetario Internacional (FMI) concederán a Grecia, que se sumaría a los 110,000 millones de euros que ambos prometieron en 2010 por un periodo de tres años.

El Primer ministro griego, Giorgos Papandreou, aseguró el viernes que su país continuará trabajando duro para reducir el déficit, tras haber obtenido la promesa de una ayuda suplementaria luego de haber pedido una asistencia para las privatizaciones.

"Grecia continuará trabajando duro (...) y está determinada a honrar totalmente sus obligaciones", aseguró Papandreou tras un encuentro de más de dos horas en Luxemburgo con Jean-Claude Juncker.

Por su parte, la Comisión europea exhortó este viernes a Atenas a cumplir todos sus compromisos para recuperar sus finanzas públicas, estimando que en ésto se jugaba el porvenir económico de toda Europa.

Son "decisiones cruciales en un momento crítico para asegurar la estabilidad financiera y la recuperación económica de Europa", estimó el comisario europeo encargado de las cuestiones económicas y monetarias, Olli Rehn, en un comunicado.

Según la prensa griega, el crédito será de unos 60,000 millones de euros, tras la conclusión de un acuerdo de principio, lo que le permitiría al país cubrir sus necesidades financieras hasta 2014.

El anuncio realizado en Luxemburgo está destinado a tranquilizar a los mercados financieros preocupados por la bancarrota del país, que sigue sin poder acudir a éstos por las tasas prohibitivas que le exigen.

Juncker pidió a los bancos privados, en cuyas manos está la deuda pública griega, que participen en este esfuerzo, para poder desbloquear nuevos préstamos.

Las condiciones "incluyen una participación del sector privado sobre una base voluntaria y esta participación del sector privado deberá ser negociada con los acreedores privados" de Grecia, dijo.

Esta condición ha sido una exigencia de Alemania, pese a las fuertes reticencias del Banco Central Europeo que teme asustar a los mercados financieros y provocar una crisis de desconfianza.

Según fuentes diplomáticas, lo opción más factible es que se le pida a los bancos que renueven sus préstamos a Grecia cuando el plazo de los actuales venza, un mecanismo conocido como "roll over" en la jerga financiera.

El presidente del Eurogrupo dijo que está convencido de que el nuevo impulso financiero prometido le permitirá a Grecia salir del atolladero en el que se encuentra.

"Sobre esta base, es evidente que Grecia no saldrá de la zona euro y no habrá suspensión del pago" de su descomunal deuda, de unos 350,000 millones de euros, y que el país "cumplirá totalmente sus obligaciones".

Mientras se espera una ayuda adicional, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) dieron luz verde a la 5 entrega de 12,000 millones de euros a finales de junio, del crédito de 110,000 millones concedido en mayo del 2010 al país para evitar su bancarrota.

A cambio, el gobierno socialista griego tendrá que reforzar el rigor presupuestario y acelerar las privatizaciones para reducir el déficit.

Con estas medidas prevé ahorrar unos 6,400 millones de euros para 2011 y 22,000 millones para el 2015, así como 50,000 millones euros adicionales de la venta de participaciones del Estado en empresas para el 2015.

Los sindicatos ya han convocado una huelga general para el 15 de junio.

La comunidad internacional reforzará su tutela sobre el gobierno griego para asegurarse de que el país cumple sus compromisos.

Para las privatizaciones, el gobierno va a crear una agencia "profesional dirigida de manera independiente", anunciaron la UE y el FMI, que esperan aportar "asistencia técnica" a los griegos para que reformen su economía, con mecanismos de vigilancia.

RDS