El nuevo pacto de disciplina fiscal firmado por 25 de los 27 miembros de la Unión Europea este viernes prevé que los países que lo suscriban introduzcan en su legislación "reglas de oro" sobre el equilibrio en las cuentas públicas y sean sancionados más fácilmente si no cumplen los límites de déficit.

"Regla de oro" fiscal

Los países se comprometen a adoptar "presupuestos equilibrados" o "en excedente" para un ciclo económico, es decir en detalle un déficit estructural (sin contar elementos excepcionales y servicios de la deuda) de un nivel máximo de 0,5% del Producto Interior Bruto. Los países que tengan una deuda global moderada, es decir "claramente por debajo de 60% del PIB", tendrán derecho a un déficit estructural tolerado de 1%.

Corrección automática

Cada Estado deberá prever un "mecanismo de corrección que se active automáticamente" en caso de que este objetivo no se cumpla, con la obligación de tomar medidas en un lapso de tiempo determinado.

Inscripción, si es posible, en la Constitución de cada miembro

La "regla de oro" deberá ser inscripta "preferentemente" en la Constitución. Pero no es una obligación. En su defecto, un texto de ley bastará si su valor jurídico garantiza que no será cuestionado continuamente. Alemania tuvo que aceptar esta concesión ya que numerosos países se rehusaban a modificar su Carta Magna. A pesar de esta precaución, Irlanda anunció que celebrará un referéndum sobre el tema.

Sanciones del Tribunal de Justicia de la UE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea verificará que se instauren las "reglas de oro". Podrá recibir demandas de uno o varios Estados e infligir multas de hasta 0,1% del PIB a un país que no cumpla la regla. Alemania quería ir más lejos confiando al Tribunal el poder de sancionar el incumplimiento del pacto tanto para los déficit como la deuda de los países. Tuvo que retroceder por la oposición de Francia, pero no renunció totalmente a esta idea.

Sanciones casi automáticas para los déficit excesivos

El límite tolerado para los déficit públicos anuales sigue siendo 3% del PIB. Este déficit debe ser temporal. Un país que no cumpla esta regla estará más fácilmente expuesto a sanciones casi automáticas.

En este punto, una vez más, algunos países como Holanda y Alemania pero también la Comisión Europea, preferían ir más lejos aplicando también esta regla a la vigilancia del nivel global de la deuda.

Aplicación del tratado

El pacto fue aprobado por 25 de los 27 países de la UE. La República Checa se unió finalmente a Gran Bretaña en el frente del rechazo al tratado. Comenzará a aplicarse cuando doce Estados lo ratifiquen. Irlanda prevé organizar un arriesgado referendo. Pero la amenaza de quitarle la ayuda financiera europea si rechaza el pacto en la consulta -se incluyó explícitamente en el tratado- debería pesar sobre la elección final de los electores irlandeses.

RDS