En junio regresó la cautela a los mercados mundiales ante la expectativa de un crecimiento menos dinámico de la economía del globo, según los administradores de más de 282 fondos de inversión consultados por Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML).

De acuerdo con ellos, este estancamiento en las previsiones de la actividad económica mundial limitará los beneficios esperados para las empresas, lo que de entrada revirtió el renovado apetito por el riesgo que se vio todavía en mayo pasado.

Al difundir los resultados de la encuesta mensual de gestores de fondos de inversión, la firma detalló que 56% de los encuestados considera que se va a desacelerar la actividad de Estados Unidos y 56% espera que la eurozona será la única región en contracción desde julio del 2010.

La firma precisó que entre las principales preocupaciones del mercado se encuentran los problemas de la deuda en las economías europeas, un prematuro endurecimiento en las políticas fiscales, el mercado hipotecario de China, la inflación de los commodities y el default en los gobiernos locales de Estados Unidos.

Estas percepciones no marcan un pesimismo generalizado entre los administradores consultados, pues dos tercios de ellos consideraron que no hay razones para reclamar un tercer programa de recompra de activos por parte de la Reserva Federal.

Cerca de dos tercios de los encuestados no prevén un QE3 , precisó el análisis de los resultados.

En el apartado sobre Mercados Emergentes, se observa que en el sexto mes del año, México salió de las preferencias en el portafolio de los inversionistas globales y sólo Brasil se mantuvo como uno de los más atractivos destinos latinoamericanos entre los seis más buscados por los inversionistas.

En cambio, los emergentes más favorecidos siguen siendo Rusia, con 67% de las preferencias; Indonesia, con 40% y China con 33%, tras haber sufrido un recorte en su atractivo.

ymorales@eleconomista.com.mx