El castigo bursátil a la banca dio paso a un contundente rebote en las bolsas europeas, de hasta 7.85% entre los integrantes del Ibex. La decisión de la Fed de realizar una nueva rebaja en la tasa de interés aceleró la toma de posiciones en uno de los sectores más castigados del año.

Los bancos recibieron el impacto de un nuevo recorte de las tasas de interés, la decisión adoptada por la Reserva Federal de EU. El recorte de un cuarto de punto, hasta un rango de 1.75-2%, estaba ampliamente descontado por el mercado. No tanto que tres de sus 10 consejeros votaran en contra de la medida.

Los analistas iban mucho más lejos aún,y preveían que la Fed, bajo la presión constante de Donald Trump, allanara el camino hacia otra rebaja adicional antes de final de año.

El presidente de la Fed mantuvo, sin embargo, su pulso a Donald Trump y se resistió a avanzar un nuevo recorte de las tasas.

Jerome Powell destacó la solidez del mercado laboral estadounidense, y no descartó que la inflación regrese a niveles próximos a 2 por ciento. Los próximos movimientos en las tasas, aclaró Powell, dependerán de cómo evolucionen los datos macro, más firmes en EU que en Europa.

Los analistas repliegan sus apuestas de una rebaja adicional de las tasas antes de final de año, y los efectos de la rotación de carteras se han dejado sentir en la cotización de los bancos europeos.

Las esperanzas de un freno en las presiones bajistas de las tasas de EU se ha traducido en un alza de  7.85% en Bankia, por delante de Bankinter (4.54%); Banco Sabadell (4.21%); CaixaBank (3,82%); Santander (2.84%) y BBVA (1.96%) que han finalizado entre los ocho valores más alcistas de la jornada.