El banco central de China prometió intensificar los ajustes de política monetaria en el segundo semestre del año y mejorar la reglamentación del crédito para impulsar la economía real al reiterar los compromisos previos del gobierno en medio de la desaceleración que presenta el país asiático.

En el segundo semestre debemos seguir reforzando el afinamiento y ajuste preventivo en la política monetaria y mejorar la política crediticia para apoyar el desarrollo de la economía real , indicó el banco en un comunicado.

El banco central informó que ampliaría el uso de su divisa yuan en las operaciones e inversiones internacionales y reiteró que seguirá gradualmente adelante con la convertibilidad de cuentas de capital para la moneda. La economía de China enfrenta presiones a la baja debido a la menor demanda externa y una caída del mercado inmobiliario doméstico. La tasa de crecimiento económico anual se desaceleró a 7.6% en el periodo abril-junio, el ritmo más lento en más de tres años.

El último sondeo referencial prevé que China se recuperará en el segundo semestre, con un crecimiento de 7.9% en el tercer trimestre y 8.2% en el cuarto periodo.

El índice oficial de gerentes de compra de China cayó a un mínimo de ocho meses de 50.1 puntos en julio, lo que sugiere que el sector apenas crece, mientras que un sondeo de HSBC indicaba que el área privada de actividad, más sensible al mercado, comienza a recuperarse.