Los despidos en Estados Unidos se están reduciendo, pero millones de personas que perdieron sus trabajos por el Covid-19 siguen solicitando ayuda por desempleo, lo que sugiere que el mercado laboral podría demorar años en recuperarse de la pandemia, aun cuando las empresas reanuden las contrataciones.

Los pedidos iniciales de ayuda estatal por desocupación bajaron a una cifra desestacionalizada de 1.542 millones en la semana al 6 de junio, desde los 1.897 millones de la semana previa, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. Economistas consultados por Reuters calculaban 1.55 millones.

En suma, desde que comenzó la pandemia del Covid-19 en marzo, se han registrado poco más de 43 millones de solicitudes de apoyo por desempleo al gobierno estadounidense. 

Pese al inicio de un relajamiento gradual de las medidas de confinamiento en muchos estados, el camino hacia la reactivación se perfila como largo y la Reserva Federal (Fed) advirtió el miércoles que este año espera una contracción de la economía de 6.5 por ciento.

La economista jefa de la consultora High Frequency Economics explicó que este informe muestra que "la caída de las nuevas solicitudes es alentadora", lo que exhibe que hay un parte del mercado está volviendo a trabajar. Sin embargo, señaló que "la actividad sigue siendo restringida y apagada, lo que podría implicar más despidos en las próximas semanas".