El Banco Central de Argentina (BCRA) incrementó de 40% a 47% la tasa de interés que paga por las letras del Banco Central (Lebac) más cortas (de 27 días), en su afán por calmar las corridas cambiarias y horas antes de un primer desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 15,000 millones de dólares.

Con Luis Caputo, el exministro de Finanzas del presidente Mauricio Macri, como nuevo titular del BCRA, la autoridad monetaria enfrentó el vencimiento de 514,779 millones de pesos (18,000 millones de dólares), 43% de stock de los títulos Lebac, con una elevación de los rendimientos para evitar que los inversionistas sigan volcándose a la compra de dólares y profundicen el hundimiento del peso.

El BCRA renovó 308,473 millones de pesos (11,096 millones de dólares) de los 514,779 millones de pesos en Lebac que vencían es decir, 59.9% de las letras en juego. Así, el stock se redujo en 206,307 millones, informó el BCRA en un comunicado.

El Ministerio de Hacienda le informó al BCRA que utilizará 67,552 millones de pesos de lo producido en las colocaciones realizadas el lunes 18 de junio para la recompra de letras intransferibles en poder de esta entidad. La intención oficial es que el dinero que no se vuelva a invertir en Lebac no vaya al mercado cambiario a empujar el alza del dólar, sino a encajes bancarios o que resulte compensado por la emisión de dos bonos por más de 111,000 millones de pesos.

Otro vencimiento de las Lebacs había generado en mayo una corrida cambiaria que derivó en la inesperada decisión del gobierno de Macri de recurrir al FMI, por primera vez en 12 años.

“La idea del gobierno es ir sacando del poder del público las Lebacs y que el financiamiento esté en cabeza del Tesoro”, comentó al diario El Cronista, Miguel Kiguel uno de los economistas que convocó el lunes Caputo para informarles de su plan.

En un país en el que la economía cotidiana está atada al dólar, la pérdida de valor del peso impulsa fuertemente la inflación, ya que tiene un efecto directo sobre el alza de precios de la canasta básica de alimentos y servicios, entre otros.

Economía crece 3.6%

Por otra parte, la actividad económica en Argentina creció 3.6% en el primer trimestre del 2018 respecto a igual período del año anterior, antes del estallido de la crisis cambiaria, informó este martes el instituto estadístico estatal Indec.

Según la estimación provisoria del instituto, el Producto Bruto Interno avanzó 1.1% en el primer trimestre respecto al cuarto trimestre del 2017.

El gobierno había programado en el presupuesto un repunte anual de 3.5 por ciento. Pero la crisis en el mercado de cambios y la pérdida del financiamiento internacional, forzó a un acuerdo de ayuda urgente del FMI para recibir auxilio financiero. (Con información de El Cronista/Argentina, AFP y Reuters)

Peso cierra con caída de 0.21%

Mercado, expectante ante desembolso del FMI a Argentina

La Bolsa se recuperó y la moneda se depreció levemente el martes, en otra jornada clave de vencimiento de letras del Banco Central de la República Argentina, que con nuevo presidente busca calmar los mercados en Argentina, horas antes de un primer desembolso del FMI por 15,000 millones de dólares.

Tras una apertura optimista, el peso se fue depreciando para ubicarse al cierre en 28.46 por dólar en promedio de bancos y casas de cambio, con caída de 0.21 por ciento.

El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires subió 5.29% a 29,118.51 puntos, tras derrumbarse el lunes 8.33% arrastrado por la abrupta caída de acciones de los bancos y las empresas del sector energético. El volumen de operaciones fue de unos 50.5 millones de dólares. En el pánel general se registraron 72 alzas y 10 caídas, con siete papeles sin cambios. En el tablero principal, las recuperaciones fueron lideradas por la fabricante Agrometal (+11.08%) y el Grupo Financiero Valores (+10.54%), sin registrarse acciones con pérdidas.

Argentina espera recibir esta semana 15,000 millones de dólares del primer desembolso del FMI, cuando el directorio del organismo apruebe el acuerdo, a 12 años de cancelar la totalidad de su deuda con la entidad multilateral por 9,600 millones de dólares.

A partir del programa económico aceptado por el FMI, el tipo de cambio debe ser libre y el gobierno no podrá utilizar los dólares para calmar corridas, salvo que haya un colapso en el mercado.

“El acuerdo con el FMI exige frenar la creación de dinero, que nunca se alejó de 30% interanual en la saliente administración del BCRA. Ello implica que ya no se podrá emitir para financiar al gobierno, ni para acumular reservas, ni emitir para el pago de los intereses de las Lebac”, advirtió el economista Ramiro Castiñeira, de la consultoría Econométrica. (AFP)