Los líderes de la Unión Europea (UE) alcanzaron el viernes un acuerdo sobre el primer recorte en el presupuesto del bloque, con lo que buscan aplacar el descontento de millones de personas por la recesión y las reducciones presupuestarias de los gobiernos de sus países.

El esperado acuerdo cumplió las demandas de países del norte de Europa como Gran Bretaña y Holanda, que buscaban que el bloque adoptara fuertes medidas de austeridad y mantuvo al mismo tiempo el gasto en subsidios agrícolas e infraestructura para satisfacer los pedidos de Francia y Polonia.

Ésta será la primera reducción neta al presupuesto a largo plazo de la UE en la historia del bloque y representa una disminución de alrededor de 3 por ciento.

Negociaciones de última hora sobre cómo dividir los 960,000 millones de euros (1.3 billones de dólares) que serán gastados entre el 2014 y el 2020 prolongaron el proceso, antes de que Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo y jefe de la cumbre, anunciara que se había alcanzado un acuerdo definitivo.

No podemos ignorar la realidad económica extremadamente difícil de Europa , dijo Van Rompuy, que batallaba por mantenerse despierto luego de 36 horas frenéticas de negociaciones. Por primera vez hay una reducción real , agregó.

El acuerdo debe ahora ser aprobado por el Parlamento Europeo, donde los legisladores principales ya expresaron su oposición. La aprobación parlamentaria podría tomar meses y no está garantizada.

Los recortes son en el gasto para el transporte transfronterizo y proyectos de energía y telecomunicaciones, que se redujeron en más de 11,000 millones de euros. El presupuesto global será de 960,000 millones de euros en créditos de compromiso y de 908,400 millones de créditos de pago (gastos efectivos).

La Política Agrícola Común dispondrá de 373,200 millones de euros y los fondos de cohesión para las regiones más desfavorecidas obtendrán 4,500 millones más de lo previsto. El presupuesto total será de 325,000 millones de euros para los próximos siete años.