La inflación argentina en diciembre fue de 2.6%, según informó el INDEC. De esta manera, el 2018 cerró con un incremento de precios interanual de 47.6% y se convierte en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) más elevado desde 1991.

En la comparación con diciembre del 2017, el indicador llegó a 47.6%, una cifra en línea con las expectativas de las privadas que advertían que iba a perforar el piso de 48% interanual.

En relación a noviembre del 2018, la inflación fue de 2.6% y registra así la tercera caída consecutiva desde 6.5% registrado en septiembre.

Alza del transporte y caída del consumo

Por otra parte, enero arrancó con una agenda de sucesivos incrementos en tarifas de servicios y otros consumos habituales, como alimentos y productos de consumo masivo.

Es cierto que los datos oficiales de noviembre mostraron cierta baja en el índice de precios al consumidor, según estiman los analistas, por la relativa estabilidad del mercado cambiario y la política monetaria restrictiva del banco central. Pero no es menos cierto que la recesión y la caída del poder adquisitivo hicieron su aporte.

La idea del gobierno es que este año empiece una reducción gradual de la inflación, que termine ubicándola en 23 por ciento.

El pasado 27 de diciembre, el gobierno anunció aumentos en las tarifas de energía eléctrica (55%), gas (35%), agua (48.5%) y transportes, con alzas promedio de 40%, en todos los casos para el periodo enero-mayo. Los incrementos pautados superan holgadamente las estimaciones inflacionarias del año, y según analistas tendrían un impacto en torno a 5% en el IPC del año.

Ya rigen aumentos de colectivos en el área metropolitana, y habrá nuevos ajustes en febrero y mayo, acumulando en total una suba de 38.5 por ciento. Además, habrá un aumento gradual del pase de subtes, que tendrá un ajuste importante, y seguirán las alzas hasta mayo. En cuanto a los trenes, el incremento promedio, dependiendo de la línea, rondará 40 por ciento.

Además, aumentaron los peajes en autopistas porteñas (35%) y en el Acceso Norte y la Panamericana (33%). Mientras que también subieron los cigarrillos y continúan los ajustes en alimentos y bienes de consumo masivo, habrá un ajuste adicional de 5% en prepagas, que en el 2018 ya tuvieron cinco alzas.

“Por la caída del poder adquisitivo, el consumo viene cayendo. En noviembre y diciembre ya había caído 6% interanual cada mes y esperamos que de enero a marzo siga en la misma línea”, aseguró Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel.

Por su parte, Miguel Calvete, director ejecutivo de la consultoría Indecom, afirmó que “la retracción del consumo está funcionando como un ancla antiinflacionaria”, por lo que se ve un amesetamiento en el alza de precios.