Debido al complicado entorno que enfrenta el país, es posible que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) una vez más no cumpla con estabilizar y reducir el nivel de deuda, lo que pondrá en focos rojos a las calificadoras como Moody’s o Fitch Ratings sobre la nota crediticia del país, coincidieron analistas.

El crecimiento para este año será de 1.5%, los ingresos tributarios y petroleros serían limitados, con lo que difícilmente se tendrán los recursos necesarios para reducir la deuda como porcentaje del PIB , expuso James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco Casa de Bolsa.

Prevé que para finales del año la deuda cierre en 51 o 51.2% del PIB, lo cual contrasta con la estimación de Hacienda, que es de 50.2% del mismo. Refirió que en cada Paquete Económico se anticipa una reducción en la deuda pero desde que inició el sexenio no se ha cumplido, por lo que ve difícil pensar que, ante el escenario complejo en este año, se reduzca.

Marcelo Delajara, director del programa de crecimiento económico y mercado laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, recordó que cuando Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de México, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) era de 33.9% del PIB; al finalizar el 2016, aumentó poco más de 16 puntos porcentuales para ubicarse en 50.5% del PIB.

Esto coloca a la actual administración como la más endeudada de los últimos sexenios. Con Ernesto Zedillo el saldo bruto de la deuda fue de 22.6% del PIB; con Vicente Fox de 21.4 % y con Felipe Calderón de 33.9% , expone en su análisis Crecimiento Económico y Empleo en México durante el 4Trimestre del 2016 y Análisis de la Deuda del Gobierno Federal.

Critica que la SHCP esté subestimado una y otra vez los pronósticos para el saldo de la deuda. Por ejemplo, en los Criterios Generales de Política Económica del 2014, el saldo de la deuda para el 2016 sería de 40.9% del PIB, pero cerró en 50.5 por ciento.

Adrián Muñiz, analista de Vector Casa de Bolsa, mencionó que lo más preocupante del nivel de la deuda es la tendencia de aceleramiento que ha registrado en tan poco tiempo, pues se puede seguir elevando ante la volatilidad que hay en el tipo de cambio y el alza en las tasas de interés.

Si realmente se quisiera estabilizar la deuda, se tendrían que establecer medidas de austeridad importantes para lograrlo. El gobierno lo tiene muy complicado porque ha demostrado que en los últimos años los recortes al gasto público no son necesariamente sencillos, y no ha logrado que el gasto total se reduzca, refirió .

Insistió en que el gobierno federal enfrenta un reto muy importante, porque de no estabilizar la deuda, las calificadoras podrían cambiar la calificación crediticia del país. Hacienda debe recuperar su componente de credibilidad en el mercado para que las medidas que anuncie sean creíbles .

Son años de promesas incumplidas, porque al cierre de cada año la deuda en vez de reducirse, sube. Desde el 2013 se ha anunciado una reducción de la deuda, pero hemos visto todo lo contrario .

Establecer límite máximo de deuda

En la Cuenta Pública del 2015, la Auditoría Superior de la Federación recomendó a la SHCP revisar y evaluar el análisis de sostenibilidad de la deuda que presenta en el Plan Anual de Financiamiento.

El analista de Vector comentó que, actualmente, el Fondo Monetario Internacional tiene un sistema de alertas tempranas en el nivel de deuda, y para países similares a México, el nivel es de 60% del PIB, entonces son niveles en los que el Fondo mandaría una advertencia porque se puede entrar en una dinámica donde sola se va retroalimentando y fácilmente pueda llegar a 70 por ciento .