El técnico sueco de la selección de Costa de Marfil, Sven Goran Eriksson, afirmó el sábado que ganar contra Brasil sería "fantástico" y no descartó que su delantero estrella Didier Drogba juegue todo el partido, en vísperas de su segundo encuentro por el Grupo G del Mundial

"Empatar sería un buen resultado. Pero ganar sería fantástico y vamos a intentar imponernos", declaró Eriksson.

"Estamos preparados para enfrentarnos al número uno", agregó el técnico, cuyo equipo logró un empate 0-0 contra Portugal en su primer encuentro el pasado martes, mientras Brasil derrotó a Corea del Norte 2-1, sin convencer.

"Brasil siempre es el favorito", recordó, antes de subrayar los progresos que demostró Costa de Marfil en los últimos años. "Estamos bien organizados en defensa. Los jugadores entendieron bien este mensaje y espero que mañana vuelvan a demostrarlo", declaró, que dijo que "nunca había dirigido un equipo tan sonriente" como esta selección africana.

"Tenemos que lograr un resultado positivo contra Brasil. Sabemos que será difícil, pero es posible", advirtió.