Después de cinco meses, 15 partidos y dos técnicos cesados, Alberto García Aspe afirmó que seguirá al frente de la vicepresidencia deportiva de Pumas, apela a las posibilidades de los universitarios de acceder a la Liguilla y expresó que por ningún motivo renunciará al cargo, al cual sólo debe explicaciones de su gestión a Jorge Borja Navarrete, presidente del patronato del club.

Luego de la derrota ante América, los gritos pidiendo la salida de García Aspe fueron cobrando eco en las tribunas del Estadio Olímpico Universitario; el exjugador no tiene dudas de seguir con el reto de dirigir al club desde la oficina.

Hay un cierto sector de la afición que no está a gusto cuando no se dan los resultados, estamos enfocados a los dos partidos que restan y peleando por entrar a la Liguilla , advirtió Aspe y defendió el proyecto que encabeza, pidiendo tiempo para lograr los objetivos trazados.

Estamos en zona para pelear la calificación, cuando termine la temporada, se hará un análisis de todo, hay un proceso y hay que seguir adelante , añadió el directivo, que argumentó que todo proyecto necesita tiempo para ser exitoso, asimismo, aceptó que ha tomado malas decisiones, entre ellas la llegada de Mario Carrillo al equipo.

Puede ser que sí haya sido un error , además, comentó que sí hubo pláticas con Carrillo sobre la situación de los refuerzos, que representaban la apuesta del proyecto de Aspe, y sin embargo fueron relegados del once titular en seis de los ocho partidos que estuvo al frente del equipo.

Aspe destacó los aciertos de su administración, aseguró que los jugadores que llegaron para reforzar al equipo fueron los correctos, pero las situaciones que se presentaron en el equipo, las cuales son privadas del club, y Mario Carrillo llevaron a la realidad que hoy viven.

Por último, el directivo anunció que será gente que nació y conoce la esencia de Pumas quienes aspiren dirigir al equipo. Por el momento, Antonio Torres Servín llevará las riendas del club en un interinato que durará los próximos dos partidos; García Aspe da nuevamente un golpe de timón.

[email protected]