Hornets de Nueva Orleans es su nuevo negocio. La adquisición por parte de Tom Benson de la franquicia NBA que juega en Luisiana es una oportunidad para incrementar una fortuna de más de 1,000 millones de dólares. Y no sólo eso. En el empresario estadounidense también está el anhelo para que su equipo de NBA emule en su respectiva liga lo que hace no mucho su otra propiedad, Santos, hizo al levantar el trofeo Vince Lombardi en el 2010.

Apenas el viernes, el empresario de 84 años pagó 338 millones de dólares para adquirir al club que tiene sus raíces en Charlotte hace casi un cuarto de siglo. Para Benson, la operación financiera implica el desembolso de 37% de su fortuna constituida por 1,100 millones, según Forbes, revista que lo coloca en el sitio 1,075 en su clasificación entre los más ricos en el orbe, junto con otros cinco magnates.

El patrimonio de Benson Boogie, como es conocido en su país, se ha formado a través de los sectores en los que ha incursionado, como es el automotriz (particularmente, con Chevrolet), la filial local de la cadena de televisión Fox, bienes raíces -entre los que se encuentra la Torre Benson- y New Orleans Saints, tasados en US995 millones.

Un equipo de 109 millones en ingresos

Benson es originario de la mundialmente conocida como la ciudad del jazz, por lo que no le será ajeno el entorno para que desde la oficina intente mejorar la marcha de una escuadra que, en un disminuido concurso 2011-2012, es la tercer peor en el deporte ráfaga estadounidense, por encima de Bobcats y Washington.

Acorde al informe vigente de Forbes, titulado The Business of Basketball , Hornets está valuado en 285 millones de dólares. El año anterior, sus ingresos fueron de 109 millones. En el documento encabezado por Lakers, el equipo que entrena Monty Williams está en el lugar 24.

Desde que en 1988 llegó a la NBA con el mismo mote y con sede en Charlotte, ha avanzado 12 veces a playoffs y sólo en cinco series ha superado la ronda inicial.

Para algunos aficionados en México no es distante cuando, a principios de la década de los 90 y hasta mediados, eran muy comercializados sus productos, gracias al juego de figuras como Alonzo Mourning, Larry Johnson y Muggsy Bogues.

diego.fragoso@eleconomista.mx