A los futbolistas de Toluca les ha venido bien sufrir una metamorfosis cuando bajan del camión que los transporta a los estadios para ingresar a los vestidores. Mientras los dirigidos por Hernán Cristante cumplen los trayectos de los hoteles a las canchas donde tienen que jugar, refugiados en toscos audífonos y en sus propios pensamientos. Una vez que hacen contacto con el sitio en el que se preparan para salir a la cancha y en donde reciben las últimas indicaciones de su entrenador, el ambiente que los envuelve se convierte en una sucursal de la cumbia y el reguetón.

Lejos de lo que pudiera suceder en otros planteles en los que se arma una fiesta en los camiones que los llevan a cumplir con su trabajo, en el de Toluca apuestan por la calma. “Son personas muy serias”, dijo a El Economista una persona cercana al club que ha sido testigo de la manera en que han vivido los escarlatas cada instante de la temporada.

Eso sí. Metros antes de que ingresen al vestidor, los 18 jugadores convocados para cada partido sufren un cambio de estado de ánimo de forma brusca. Y es que los utileros tienen claro que cuando los futbolistas lleguen a dicho sitio ya deben retumbar en las paredes “los ritmos de cumbia y reguetón a todo volumen”, reveló la fuente, quien agregó que para evitar cualquier olvido, son los integrantes del staff los que ya “cuentan con una playlist elegida y entregada previamente por el plantel”.

De esta forma, Rubens Sambueza, Alfredo Talavera, Fernando Uribe, Ángel Reyna y compañía se han acostumbrado a enfundarse en su uniforme al ritmo del “Shaky Shaky” de Daddy Yankee, pegajosa pieza de reguetón que se puede escuchar de fondo en un video que fue publicado en Youtube por la cuenta Del Toluca por Siempre TV, previo al duelo en el que los diablos vencieron a Pumas 1-0 en la jornada 11 del actual Clausura 2018.

En dicha reproducción, se muestran los uniformes de Cristian Borja, Luis Quiñones y Pablo Barrientos colocados finamente acomodados en espera de sus dueños, quienes se lo colocarían más tarde al ritmo de uno de los géneros “preferidos” de los escarlatas.

Además, la cumbia, género predilecto de los colombianos Uribe, Borja y Quiñones, y la cumbia villera, ritmo que nació en Argentina, país del capitán Rubens Sambueza, Gabriel Hauche, Pedro Canelo y Santiago García, también son géneros musicales que se escuchan “sin falta” previo a un partido de Toluca.

Y como un plantel de fe, los mexiquenses tienen claro que no pueden llegar a un vestidor sin que antes sea colocado en dicho espacio “una virgen acompañada de un diablo”, imágenes ante las que se persignan los jugadores antes de saltar al terreno de juego.

Tras un semestre en el que concluyeron como el mejor equipo del torneo regular y se han colocado a 180 minutos de levantar el trofeo, los diablos seguirán apelando a las interpretaciones de Daddy Yankee y distintos reguetoneros que han logrado estimular las fibras más finas de los dirigidos de Hernán Cristante, plantel que en algún momento ligó nueve victorias de forma consecutiva.

[email protected]