Tiene un poco de torcido, surrealista y depravado eso de llamarse Tolcayuca, entrenar toda la semana en Cuemanco y jugar como local en Chalco, algo no está bien. Esta es una historia de supervivencia en el futbol mexicano, un club que cada ocho días sale con más de seis goles en contra y de paso, hace un par de semanas, recibieron la tercera peor goleada en la historia del futbol profesional de nuestro país, 14-0.

Es pasión que termina siendo una pesadilla, amor al futbol que es un calvario cada ocho días en el tanteador, así es como vive el día a día el equipo del profesor Olaf Peña, entrenador, motivador, psicólogo, administrador, utilero, es todo para una plantilla de 13 jugadores registrados y que son, hasta hoy, el peor equipo del futbol nacional.

Tolcayuca, equipo de Tercera División del Grupo V, perdió hace un par de semanas 14-0 ante Tejupilco como visitantes, un resultado que sólo se equipara con el 14-0 que consiguió Veracruz ante Monterrey en 1946 (máximo tanteador en Primera), según documentan los historiadores de nuestro futbol, Jorge Witker, Carlos F. Ramírez e Isaac Wolfson. Sólo superada por el 21-0 de CEFOR a Aztecas Soccer, en noviembre del año pasado, y por el 29-0 de Tampico a Truenos de Acuña en la 94-95.

Fuimos con ocho jugadores por temor a la multa , dice Olaf en entrevista, uno de los motivos, excusas o razones, como usted guste llamarle, de lo que ocurrió aquel domingo del 14 de octubre.

Goleadas en esta división son frecuentes, nada fuera de lo común para quienes viven la cotidianidad de la última rama profesional de México.

Cada jornada hay marcadores cerca de los 10 goles, 8-0, 7-1, 9-2, y hasta hoy, este ha sido el marcador más abultado en esta temporada , dice en uno de los encargados de nutrir el portal terceramex.org.mx, Félix Ramos.

Todo pasa por la plata y el capital, quienes tienen: seguro el futuro será alentador; quienes carecen: hay que alistarse para tener el pañuelo en la mano.

?Un viernes antes de viajar a Tejupilco, los chicos sabían que sólo irían ocho jugadores y Olaf. No habían alcanzado la cuota para pagar un camión que los trasladara y debían buscar llegar por sus propios medios. Se pensó en no ir, pero eso se castiga, de acuerdo al artículo 40 del Reglamento de Competencia de Tercera División, con 1,500 salarios mínimos, 93,000 pesos, imposible para Tolcayuca, al que los patrocinadores dejaron colgado .

Para llegar a Tejupilco, uno de los 125 municipios del Estado de México, se debieron levantar desde las dos de la mañana, salir del DF a las cuatro y emprender un camino de concientización de lo que iba a ocurrir, nada diferente a lo que había pasado fechas anteriores: goleadas.

Nuestro plantel es de 22 jugadores, de los cuales sólo contamos con 13 registros, los otros no se pudieron pagar (cada registro vale 1,276 pesos, según el reglamento), tengo dos lesionados y dos no pudieron ir por cuestiones escolares , el resumen de guerra previo a una batalla que ya estaba perdida. Luego, al medio tiempo, se lesiona otro y salen a la cancha siete, así llegó cada una de las 14 anotaciones.

Al final, la goleada les brindó la satisfacción de salir ovacionados por todos en Tejupilco. Su sueño es jugar futbol (de los chicos), la ilusión de llegar al profesionalismo la tienen , dice el encargado del portal terceramex.org.mx.

?Tolcayuca es un municipio de Hidalgo que hace un semestre tenía futbol, y hoy, lo único que queda de ello es el nombre, ya que juegan en La Granja, en Chalco. Han roto relaciones, y de primera instancia la localidad sólo lleva desprestigio goleada tras goleada, aunque lo cierto es que nada de eso les pertenece.

Hace un año el dueño de la franquicia la rentó y por eso jugó allá (Hidalgo), luego pretendía volverla a rentar pero no teníamos los medios para sostenerla porque los patrocinadores se echaron para atrás, por eso entrenamos en Cuemanco y jugamos en el estadio La Granja en Chalco , dice el profesor Olaf, quien con voz pausada en el teléfono explica la catástrofe.

La Tercera División es la última categoría de profesionalismo del futbol mexicano, pero hablar de salarios a los jugadores o, al menos, condiciones económicamente sanas para esta plantilla es algo que no ha ocurrido.

Olaf dice que cada vez que juegan de locales deben juntar 7,000 pesos, 5,000 para pagar el arbitraje y 2,000 para la renta del estadio, cuando son visita los traslados los obligan a desembolsar entre 3,500 y 6,500 pesos. Al mes, en promedio gastan 24, 000 pesos.

Lo que queremos es salvar la temporada y ya veremos en diciembre y enero. Si no hay patrocinadores, no podremos continuar , sentencia el entrenador, quien ha dado un plazo de vida. Queremos ayuda , pide.

El sábado pasado jugaron en casa, perdieron 4-0 con Atlético Chiapas; siete partidos, siete derrotas, cero goles y 40 recibidos. Se llaman Tolcayuca y seguro festejarán su primer gol como la gloria más grande, quizás lo merecen.

[email protected]