Gary Lineker, aquel delantero de la selección inglesa, lo dijo: "El futbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania”.

Bueno, no siempre, pero casi siempre. La Alemania más vulnerable de los últimos cuatro mundiales sigue conservando el ADN y para que eso se modifique tienen que pasar cientos de años y estaba claro en que Sochi no ocurriría.

Así, con el músculo y la esplendorosa pegada de Toni Kroos, el antiguo imperio Prusiano logró sacar la victoria 2-1 al minuto 95.

¿Cuántos ¡maldita sea! arrancó a mexicanos y suecos ese gol de Kross que se fue a incrustar al ángulo?

Sí, la Alemania de Rusia está lejos de ser aquella que se paraba en el campo y arrasaba en cualquier sitio. Ya no más, México e incluso Suecia le enseñaron al mundo que los 'seres futbolísticos perfectos' no lo son.

Ola Toivonen abrió el marcador para Suecia al minuto 32 después de hacerle un sombrerito a Manuel Neuer. Luego, Alemania entró en shock, se nubló, no se sintió Alemania, se sintió un equipo vulnerable, con miedos y eso casi les cuesta.

Al 48, Reus logró recortar la distancia después de un remate que entró lentamente y empataba el asunto.

Con ese resultado el equipo de Joachim Low estaba moribundo, que de tanto en tanto cogía por la boca aire para sobrevivir. La batería de sus atacantes vive sus últimos goles. Thomas Muller y Mario Gómez han dejado de causar miedo. Extrañan tantísimo al legendario delantero Miroslav Klose, que todo el país desearía que fuera eterno. Les encantaría que Muller no fuera Thomas, sino Gerd, el mítico killer de los años 70.

Pero un mediocampista que será recordado por muchas generaciones es Toni Kroos les rescató. Elegante, guerrero y letal. Un alemán de pura cepa, sólo alguien así podría salvar a un equipo que navega como si fuera cualquiera.

Pero sí, esa frase de Gary Lineker casi siempre es verdad. Alemania está predestinado a ganar y con eso nadie, ni la Alemania mundialista más pobre de los últimos cuatro mundiales lo puede evitar.

Siguen vivos y en caso de ganar a Corea se ponen a tiro para calificar a octavos y de paso dejará que México y Suecia se partan el alma en el campo por el otro boleto.