Manos a la obra en la ingeniería del plan para operar el Abierto de Acapulco casi un mes después de su calendario habitual. Ahora Mextenis necesita contemplar las herramientas para el protocolo sanitario que comenzará a diseñar con las autoridades del gobierno del estado de Guerrero a partir del 6 de enero. La ruta está bien pensada y será incluyendo a más brazos comerciales que puedan aportar a las medidas de protección que dicta una época de pandemia.

“El protocolo sanitario claro que genera gastos, pero no cambia los costos de operación del torneo. No sabemos en cuánto ascenderá el gasto, a finales de enero tendremos una cifra exacta de lo que nos va a costar el protocolo de jugadores, de espectadores”.

Raúl Zurutuza, director del torneo confirma que hasta el 15 de enero se sabrá cuántos fans pueden entrar al estadio, una vez que se revisen las condiciones de la pandemia en el Estado. Hace 10 días señaló a este diario que ellos iniciaron el proceso de venta de boletos pensando hasta en un 50% del aforo. Sin embargo, un 30% de espectadores es una cifra aceptable.

“Buscaremos patrocinios así sea hasta unos días antes del torneo. Todavía hay temas de logística a considerar para saber exactamente qué pedir, cuántos litros de gel, de alcohol, las máquinas dispensadoras, es decir, lo que implica un gasto a través de un tercero”.

Mextenis ha hablado hasta el momento con cinco empresas para proponer una relación de intercambio, incluidos dos hospitales de la Ciudad de México. No todas serán parte, porque no es el estilo de venta del Abierto Mexicano de Tenis, que busca darle a las marcas cierta exclusividad. El acuerdo con el Hospital Privado Magallanes de Acapulco no tendrá nada que ver con los protocolos y se mantiene al servicio del torneo para atender emergencias.

“No podremos tener dos patrocinios en el mismo rubro. Respecto a la protección de los tenistas no existe el seguro antipandemia, solo en Wimbledon. Los torneos no están obligados”.

Para la versión del torneo en marzo, el fee (la cuota) que se le paga a la ATP cada año se hizo completo, es decir, de 85, 500 dólares, porque no tuvo que negociarse por no jugarse. Incluso, desde hace seis meses que inició la incertidumbre de las finanzas en el tenis internacional, aún la ATP no ha terminado de hablar con los organizadores temas como reembolsos, las pláticas aún continúan.

En la edición 2020 del torneo, Mextenis se puso como meta la digitalización del torneo, es decir, tener un sistema cashless, impulsar el boleto electrónico, la creación de una app para que los fans planearan el viaje al evento, el uso de la pulsera con chip en consumo de alimentos y productos dentro del complejo tenístico.

¿En qué etapa van los planes sobre la mudanza digital?

“Los planes se pusieron on hold, en lista de espera. Seguiremos con el cashless, con Ticketmaster con boleto físico, las circunstancias no nos permiten hacer cambios para que el torneo mejore en ese sentido. Estamos concentrados en sacar el torneo adelante con las herramientas que tenemos sin experimentar, sin costos adicionales. Desde nuestro punto de vista, el problema económico aún no empieza y viene en el 2021”.

—¿Cuánto se había recaudado hasta el martes en taquilla?

“Nos falta para llegar a la meta de lo que estamos buscando. Se recaudaron unos 20 millones de pesos. Hoy fui a la oficina y no sonó el teléfono, que son buenas noticias después de anunciar que la gente puede solicitar su reembolso a partir del 5 de enero”.

Por último, sobre los jugadores sólo Alexander Zverev está confirmado. La fecha del AMT se empata con la del Dubai, y en la confirmación de tenistas, Zurutza explica que la ATP aún no decide si la inscripción será 6 semanas antes.

“Después del Open de Australia, los tenistas podrían tomar sus decisiones, no hay manera de tener jugadores confirmados”.

marisol.rojas@eleconomista.mx