Con los títulos mundialistas obtenidos en 2005 y 2011, México es considerado una de las potencias en la categoría sub 17, sin embargo, no todos aquellos jóvenes tuvieron continuidad para consolidarse como profesionales.

De la generación de 2005 campeona en el Mundial de futbol en Perú, tres nombres destacan principalmente por ser referentes de nuestro balompié: Carlos Vela (LAFC), Giovanni Dos Santos (América) y Héctor Moreno (Al-Gharaf).Ningún otro jugador de esa plantilla ha logrado ser un nombre común en las convocatorias de la Selección Mexicana.

Por ello, a pesar de los futbolistas mencionados, son mayor cantidad de jugadores los que se quedan en el camino o han pasado su carrera en búsqueda de minutos con los equipos a los que pertenecen. Algunos de los dirigidos por Jesús Ramírez en 2005 inclusive optaron por el retiro.

De los jóvenes liderados por Raúl Gutiérrez en el Mundial del 2011 (con sede en México), tres nombres que destacaron en esa selección fueron: Jonathan Espiricueta, Julio Gómez y Marco Bueno.

Espiricueta actualmente milita en el Puebla. En el Apertura 2019 no ha jugado en el primer equipo y la mayoría del tiempo la ha pasado con el conjunto sub 20, a pesar de tener 25 años.

En total, en su carrera, solo cuenta con 497 minutos en primera división. Es decir, tiene alrededor de 5 partidos y medio como profesional.

Julio Gómez, al inicio de su carrera, contó con pocas oportunidades de juego en Pachuca y Chivas. Después el resto del tiempo lo ha pasado en equipos del Ascenso MX, como: Cafetaleros, Coras, Zacatepec, Cruz Azul Hidalgo y actualmente en los Loros de Colima.

Marco Bueno militó en siete equipos distintos de primera división, al no encontrar regularidad, probó suerte en Europa, en el HJK Helsinki, de la Primera División de Finlandia, con un valor de mercado de 111,000 dólares. Inlcuso hubo fuertes rumores de que Liverpool  de la Premier League estuvo a punto de ficharlo.

Por otra parte están: Carlos Guzmán (2.2 mdd), Arturo González (2), Carlos Fierro (1.8) y Antonio Briseño (1.8), los futbolistas mejores valuados pertenecientes a dicha generación.

Guzmán se encuentra fracturado, situación que la ha impedido jugar en este torneo con el Necaxa. En el Clausura 2019 y en su paso por Morelia, ha sido un regular en las alineaciones. González ha dividido sus minutos de juego en las fuerzas inferiores y el primer equipo de Monterrey, aunque también se ha visto afectado por las lesiones.

Fierro fue campeón con Chivas en el Apertura 2017, a pesar de ello, fichó por el Morelia donde no obtuvo los resultados esperados y emigró a la MLS con el San José Earthquake, para reunirse con quien fue su entrenador en Guadalajara, Matías Almeyda.

Briseño probó suerte en cinco equipos de Liga MX, después una temporada en el Feirense de Portugal y regresó a Chivas. Pese de los logros obtenidos, ninguno de estos futbolistas es considerado para la selección mayor.

En cuanto a los campeones de 2005, Christian Sánchez, Alejandro Gallardo, Pedro Valverde, Christian Flores, Mario Gallegos, Jorge Hernández y Heriberto Beltrán, a causa de su compleja realidad, decidieron retirarse.

Mientras que Sergio Arias, Juan Carlos Silva y Édgar Andrade se encuentran sin equipo.