El aeropuerto internacional de la Ciudad de México, número 26 en el ranking de los más importantes del mundo (por el Consejo Internacional de Aeropuertos), luce una publicidad de más de 10 metros de largo que dice: “Que el balón ruede para todas es cambiar”, patrocinada por la marca telefónica AT&T y con la imagen de tres futbolistas mexicanas: Katty Martínez, Janelly Farías y Rebeca Bernal.

Las tres son parte de la selección mexicana y dos de ellas anotaron ante Costa Rica el pasado 20 de febrero (Katty y Rebeca), un partido que simboliza la nueva era del futbol femenil de México por el debut de una mujer como entrenadora del equipo mayor (Mónica Vergara) y por volver al Estadio Azteca, el más grande del país, después de 14 años.

“El regreso al Azteca representa un parteaguas en la historia de la selección femenil y habla de una seriedad que se empieza a dar en el proyecto (…) ver la cara de emoción de las futbolistas habla de que también se les está dando un lugar, ya les toman importancia, seriedad y ellas también reconocen que es un compromiso que tienen con esta mentalidad distinta”, describe la periodista Marisol Ibarra, con casi 10 años cubriendo al futbol femenil incluso en la Copa Mundial de 2015.

Lo del aeropuerto y el Azteca refleja “la nueva era” del futbol femenil en México deportiva y comercialmente. La Liga MX Femenil aportó el 65% de la plantilla para la serie contra Costa Rica y nueve marcas aparecen como sponsors oficiales: Adidas, Coca-Cola, AT&T, Gasolineras G500, Betcris, Lala, Visa, Izzi y ADO.

Pero las marcas no solo han tenido un mayor acercamiento en el plano grupal. A nivel individual, la delantera Katty Martínez tiene acuerdos comerciales con Adidas, Xbox, Levi’s e Innovasports, mientras que en la Liga MX Femenil hay nueve agencias representando a las futbolistas.

Pese a que la Selección Mexicana no tiene una cuenta específica en redes sociales para el combinado femenil, sí le ha abierto un espacio incluso en sus plataformas en inglés.

El 14 de febrero, la cuenta de Twitter del Tri en inglés lanzó un video donde participan nueve jugadoras. Dura 1:02 minutos y tuvo un impacto de 3,200 reproducciones y 115 interacciones; además, entre el 20 y 22 de febrero, 14 de 26 tuits subidos por la Selección eran con contenido de la femenil (mayor y sub 20).

“Sí llegaba a haber publicidad (en años anteriores), pero era muy escasa y tenía un sesgo bastante estereotipado y sexista. Recordamos una publicidad de Televisa en 2003 donde salen Mónica Vergara, Fátima Leyva y Pamela Tajonar y las pusieron con vestido de noche, las maquillaron, toda esta parte de las características de la feminidad cuando ellas eran futbolistas. Ahora vemos publicidad donde ya las están construyendo a partir de ser atléticas, fuertes y líderes. Está en proceso el cambio en los mensajes que envía la publicidad y eso se celebra porque se rompen mandatos de género de cómo ser femenina y se van construyendo líderes para las niñas y adolescentes”, señala a este diario, Adrianelly Hernández, periodista de Diosas Olímpicas con más de 12 años de experiencia cubriendo a selección femenil.

“Difícilmente llegaban a nuestros oídos nombres de las futbolistas, que sí existían pero no tenían esta cobertura. Hoy va a ser importante que las nuevas generaciones entiendan que sí se puede ver referentes mujeres. Abre el panorama para que una niña diga ‘quiero ser futbolista’ y que los padres apoyen porque ya hay una oportunidad, anteriormente solo tenías equipos de barrio para que tu hija jugara, hoy tienes equipos profesionales”, agrega Marisol Ibarra.

Stephany Mayor, Cecilia Santiago y Bianca Sierra son algunas de las seleccionadas que superan los 15,000 seguidores en redes sociales. La juvenil Nicole Pérez (Rayadas), de 20 años, fue protagonista de un comercial de Nike con el hashtag ‘Just do it’, con más de 42,000 reproducciones. Por su parte, Katty Martínez fue entrevistada por FIFA en enero de este año y señaló que otro de sus sueños “es convertirme un modelo a seguir para mi país”. Tiene 187,000 seguidores solo en Instagram.

Liga MX Femenil: su influencia en la selección y lo que aún falta

Para que la mentalidad sea distinta en el naciente proceso, hay un factor clave: la Liga MX Femenil, surgida a mediados de 2017 y que es la base para los proyectos de Mónica Vergara (selección mayor), Maribel Domínguez (sub 20) y Ana Galindo (sub 17). Es la primera vez que las selecciones femeniles de México tienen una estructura así, liderada por mujeres.

Aparte de dotar a la mayoría de las seleccionadas en la primera convocatoria (17 de 26 juegan en clubes mexicanos), sirve para impulsar factores físicos y psicológicos, explican las expertas.

“La liga ha servido de vitrina para muchas jugadoras y para hacer más rápido su proceso de desarrollo. Ha ayudado a que ya veamos a jugadoras como Alison González (Atlas), a sus 18 años, en un futbol de primer nivel. Las jugadoras están madurando futbolísticamente más rápido y Mónica Vergara las va a recibir en óptimas condiciones físicas”, analiza Hernández.

Para Ibarra, hay jugadoras de la Liga MX Femenil que son material de exportación a Europa como Katty Martínez, Daniela Espinosa, Rebeca Bernal, Alison González o Nicole Pérez.

También señala que la liga es un detonador: “Sí hay una evolución dentro de lo técnico y táctico, sí se nota la diferencia de cómo jugaban en 2015 o 2016 a cómo lo hacen hoy en la liga. Sí hubo una evolución, pero creo que también ayuda mucho el tema mental, ha sido fundamental que ellas se sientan a gusto, con Mónica hay una comunicación completamente distinta a la de sus antecesores (Leonardo y Christopher Cuéllar, así como Roberto Medina)”.

Sin embargo, la liga aún tiene una deuda en el desarrollo económico de sus jugadoras ya que, de acuerdo a cifras de Adrianelly Hernández, el 85% de las jugadoras percibe un salario mensual de 10,000 pesos o menos y eso aún no les permite vivir del futbol en este país.

“Ya no pueden tener sueldos que parecen becas o apoyos, de 1,500 o 2,000 pesos quincenales y exigirles resultados profesionales (...) Son cinco o seis equipos los que sí están invirtiendo (en su rama femenil) y el resto están bastante atrasados todavía. Muchos lo ven más como un peso que como una oportunidad de desarrollo o negocio”.

Clubes y medios aún tienen trabajo por hacer para impulsar el futbol femenil en México: “si bien hay cosas por pulir en cuanto a lenguaje y cómo tratar ciertos temas, sí creo que ya la mayoría de los medios está empezando a darle espacio (al futbol femenil) porque ya se dieron cuenta que al final este es un producto y que sí vende. Hoy poder ver a la selección femenil transmitida es sumamente importante porque te habla de que se le da una importancia y seriedad distinta y que las televisoras se dan cuenta que sí es un negocio que deja”, expresa Ibarra.

Las analistas coinciden en que el gran reto del Tri femenil mayor será el próximo mundial de Australia-Nueva Zelanda 2023: primero al calificar, después ganar el primer partido de su historia en mundiales y luego clasificar a la siguiente ronda. México solo ha clasificado a tres Copas del Mundo femeniles de categoría mayor: en 1999, 2011 y 2015, con saldo de cero victorias.

fredi.figueroa@eleconomista.mx