La sirena más laureada de los últimos tres Juegos Olímpicos despertó con un golpe de autoridad. La estadounidense Katie Ledecky, ganadora de cinco oros en natación entre Londres 2012 y Río 2016, retomó su poderío en Tokio al triunfar en la naciente disciplina de los 1,500 metros libres, luego de haber perdido sus especialidades de 200 y 400.

“No quiero que nadie se compadezca de mí o sienta que la plata o cualquier otra medalla que no sea el oro es una decepción (...) prefiero que la gente se preocupe por las personas que realmente tienen dificultades en la vida. Estoy en paz con ello”, señaló tras obtener su sexto oro olímpico.

La nadadora oriunda de Washington realizó toda la carrera sola en cabeza para terminar con un tiempo de 15 minutos, 37 segundos y 34 centésimas, por delante de su compatriota Erica Sullivan (15:41.41, plata) y de la alemana Sarah Kohler (15:42.91), dentro de la competencia celebrada el miércoles.

Ledecky arribó a Tokio como la figura en natación gracias a su palmarés: oro en 800 metros libres en Londres 2012; oro en 200, 400 y 800 individuales y en 4x200 en Río 2016, además de plata en 4x100 también en la justa brasileña.

Por ello sorprendieron sus caídas en Tokio en 200 y 400 metros, ya que incluso, en la primera ni siquiera entró en el podio, mientras que en la segunda ganó plata. El oro en ambas categorías se lo llevó la australiana Ariarne Titmus.

“Mis actuaciones anteriores me presionan, siempre me esfuerzo por ser la mejor y ser mejor de lo que he sido nunca (...) soy muy dura conmigo misma y, literalmente, afronto cada carrera con la convicción de que puedo marcar un mejor tiempo. Y eso es muy duro”, apuntó Ledecky en un contexto en el que Naomi Osaka y Simone Biles han hablado sobre la salud mental.

Ledecky dominó la final de los 1,500 libres con una ventaja de hasta 10 metros en el último tercio para terminar el recorrido en 15:37.34, cuatro segundos por delante de su compatriota, Erica Sullivan.

Ya en las semifinales de esta nueva disciplina, Ledecky impuso el primer récord olímpico de los 1,500 metros con un crono de 15:35.35, por lo que su nombre mantiene su éxito en la historia de los Juegos.

Nadadores mexicanos, fuera de medalla

Los nadadores mexicanos fueron eliminados de posibilidades de medalla el miércoles, en las categorías de 200 metros pecho para la representante femenil y en 200 metros combinados para el varonil.

Se trata de Melissa Rodríguez, quien tuvo su segunda participación olímpica en Tokio 2020, esta vez en los 200 metros pecho, mientras que José Ángel Martínez, debutante olímpico, actuó en la prueba de 200 metros combinados individual, pero ninguno de los dos logró clasificarse a la ronda de las semifinales de su respectiva competencia.

Rodríguez fue cuarta en el primer heat de su especialidad, con un tiempo de 2:26.87, mientras que Martínez se ubicó sexto con un tiempo de 2:01.34. Esos tiempos le significaron a Martínez el lugar N° 24 en su competencia, y a Martínez el sitio N° 38.

deportes@eleconomista.mx