El clavadista Randal Willars lleva el legado de históricos representantes mexicanos, de sus secretos, de sus consejos, de las puertas que abrieron. El joven de 19 años ahora lleva el peso del relevo generacional en la disciplina más exitosa del deporte nacional, pero tiene como ventaja la sabiduría de sus veteranos compañeros, el apoyo de las instituciones deportivas, el avance de la ciencia, la compañía de expertos en imagen, además de herramientas tecnológicas y comerciales que potencian su carrera.

“Desde chico tuve la oportunidad de convivir con Yahir Ocampo, Rommel Pacheco, Paola Espinosa, siempre entrenar todos los días con ellos, vivir con ellos, compartir cuarto, y tuve esa oportunidad de desde chico poder aprenderles y tomar las mejores cosas de cada uno”, dijo Willars en entrevista con El Economista.

Willars inició en el alto rendimiento inspirado por el histórico Michael Phelps, y aunque en 2021 su participación en Juegos Olímpicos ha sido descartada, se coloca como uno de los grandes prospectos de los clavados. Para Tokio 2020, consiguió las plazas en plataforma de 10 metros individual y en sincronizados, con Iván García. Además, cuenta en su amplio palmarés con el oro de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018 y con la medalla de plata en el mundial juvenil de Rusia 2016.

Hasta el 2020 de 69 medallas olímpicas para México, 14 han venido de la disciplina de clavados, tradición que inició Joaquín Capilla en 1948 y que continuaron Juan Botella, Álvaro Gaxiola, Carlos Girón, Jesús Mena, Fernando Platas y los ahora veteranos Paola Espinoza, Tatiana Ortíz, Germán Sánchez, Iván García y más recientemente Alejandra Orozco. Esto ha permitido que la disciplina reciba un importante apoyo por parte de las autoridades deportivas. De acuerdo a datos recopilados por este diario, el 75% de los recursos que la Federación Mexicana de Natación recibe de la Conade, es destinada a los clavados, lo que le otorga una ventaja competitiva a los representantes mexicanos.

“Como clavadista siempre he tenido el apoyo de las instituciones, tanto de Conade como el de mi federación, de los instituto de los estados (actualmente representa a Nuevo León) y claro que nos beneficia que las generaciones anteriores hayan tenido buenos resultados, que se haya hecho una buena historia siempre dando buenos resultados para el país, tanto en Juegos Olímpicos como en mundiales, panamericanos, copas del mundo. Muchas veces a final de cuentas el apoyo va a quienes tienen resultados”.

Adicionalmente, la llegada de agencias de representación y el avance de la ciencia y la tecnología potencian su carrera tanto en lo deportivo como en su imagen para adquirir patrocinadores y por ende, complementar el financiamiento de su trayectoria.

“El avance que hay en la tecnología nos ha beneficiado como atletas, el poder tirar un clavado y verte inmediatamente en el celular, en un ipad, en una televisión, con un programa que te graba, que te muestra en cámara lenta los ángulos, las repeticiones, puedes ver cosas que a lo mejor antes no se podían ver y a fin de cuentas es el extra que muchas veces hacen que mejores más. También el avance en el área de medicina, de nutrición y psicología son cosas que nos han beneficiado bastante, por ejemplo para salir de una lesión o llegar en una mejor forma física, son cosas que hacen que tu carrera deportiva se pueda alargar y que llegues de la mejor manera a tus competencias”.

Durante todo el 2019 Randal estuvo apoyado económicamente por la marca de aparatos deportivos, Sport Fitness, también ha colaborado para campañas con las fabricantes textiles Champion y GAP. Este 2021 cuenta con Gatorade como patrocinador.

Randal se acercó a la agencia de representación de deportistas, Athlete Booster a los 16 años, cuando comenzó su ascenso a partir de su oro de los Juegos Olímpicos de la Juventud, aunque en ese entonces ya cosechaba muchos metales. La agencia lo ha guiado en la gestión de sus redes sociales, de su imagen, en la obtención de patrocinios.

“Randal es un atleta muy enfocado, a pesar de la edad que tiene, 19 años, sabe lo que quiere para su futuro. Estudia Ingeniería industrial e innovación tecnológica en la Universidad Anáhuac, en su momento él tiene planes profesionales bastante ambiciosos, más adelante los podrá contar, pero tiene que ver con impulsar el deporte en México”, señaló Fernanda de Paola Corral, fundadora y CEO de Athlete Booster.

No ser parte de la delegación de clavados que representará a México en Tokio 2020, no tiene efecto inmediato en su agenda de patrocinios, sin embargo, Corral explicó que se requiere retomar charlas con Randal para redefinir su estrategia y redirigir prioridades. Mientras tanto, el expertise del clavadista es punto a favor para involucrarlo en actividades como la narración o la creación de contenidos donde aporte su punto de vista de la disciplina.

“Lo importante es cuidar su imagen y los patrocinios con los que se cierre algún compromiso. Él está dispuesto a trabajar para que siga avanzando deportivamente, hacer dos o tres ciclos olímpicos más, hasta donde su cuerpo aguante, ojalá que se dé, y a la par avanzar profesionalmente y que esa imagen que haya construido en todo este camino, al final le ayude cuando llegue su etapa de retiro”, añadió.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx