Qatar es cada vez más un país recurrente en cuestiones futbolísticas de Sudamérica. La selección de dicho país junto a Japón tomaron el puesto de invitados a la Copa América en lugar México y Estados Unidos, naciones que pertenecieron a la última edición del torneo; además de confirmar que el combinado qatarí ya tiene su lugar asegurado para el próximo torneo en el 2020.

Los campeones asiáticos empataron en su debut en Copa América. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Qatar, Lolwah al Khater, describió el resultado como un “buen comienzo”.

—¿Cómo logró involucrarse una nación en un torneo regional que se encuentra a 5,690 km de distancia?

Jorge Parodi, de Cadena 3 Argentina, califica el vínculo entre dicho país y la Confederación Sudamericana, como: “Business are business”.

Los beneficios para Qatar de jugar en un torneo de la Copa América es ponerse a prueba con algunos de los mejores equipos internacionales en su preparación para el debut en la Copa mundial que organizarán.

“Creo que estos partidos servirán como un importante puesto de preparación para mí y para los jugadores. Nos dirán dónde estamos actualmente y qué debemos hacer en la siguiente fase”, dijo el entrenador de Qatar, Félix Sánchez, antes del inicio del torneo.

La relación entre Qatar y Conmebol supone satisfacer tres principales necesidades: mayor proyección, ampliación de mercado para ambos y la posibilidad de que un país que ocupa la posición 55 del ranking mundial de la FIFA tenga opciones de competir contra combinados como: Brasil, Uruguay, Argentina y Colombia, que están dentro de los 15 primeros lugares, previo a la organización de una Copa del mundo.

Para el especialista en futbol y política de Medio Oriente, James Dorsey, la participación de Qatar en esta clase de torneos involucra una oportunidad de posicionamiento, que supera las intenciones del negocio económico.

“Esta participación proyecta a Qatar, los pone allá afuera en el mapa. Los beneficios políticos y de reputación son lo que empujan este tipo de acciones, no creo que tenga que ver con las finanzas”, expuso.

Con respecto al posicionamiento de Conmebol en distintas zonas, la cadena Bein Sports de Qatar cuenta con los derechos de transmisión desde la edición pasada de la Copa América, por lo que ahora con la participación de su selección implicará un aumento considerable en la audiencia del torneo y generar mayor público en una zona que antes era poco explorada, esto aunado a que en el 2020 también formarán parte del torneo, lo que involucra mantener la expectación del público.

La buena relación entre la Conmebol y la región del oeste de Asia implicó que la principal línea aérea, Qatar Airways, se involucre directamente en la confederación.

En el 2018 se convirtió el patrocinador principal de Boca Juniors con un contrato de cuatro años que significa una ganancia para el club argentino de 6.07 millones de dólares por temporada.

Ese fue el comienzo, ya que la aerolínea será sponsor oficial durante el periodo comercial 2019-2022 de las competiciones de clubes pertenecientes a la confederación, que involucran: Copa Libertadores de América, Copa Sudamericana y Recopa Sudamericana.

Las fuerzas básicas, el pilar del proyecto

Respecto al tema deportivo, Qatar creó la “mejor escuela de futbol del mundo” en el rubro y por Xavi Hernández “la NASA del futbol”.

La escuela está ubicada en Doha, la Aspire Academy es un centro para jóvenes en primaria y secundaria en el que son formados como futbolistas con instalaciones basadas en tecnología de punta, en las que su principal método de análisis y forma de trabajo es desarrollar el talento mediante el big data, con la intención de convertirse en un referente mundial.

Al convertirse en sede mundialista, a partir del 2010, el gobierno y diferentes organizaciones han apostado por invertir en el proyecto; que brindó la Copa de Asia sub 19 con un equipo formado en su totalidad en la Aspire Academy y la Copa Asia 2019, con una selección conformada por varios exfutbolistas de la academia.