Pumas ya puede sonreír. El equipo de Antonio Torres Servín se metió a la Bombonera y con base en orden y un juego práctico lograron imponerse 1-0 a Toluca, equipo que perdió por primera ocasión en el Clausura 2013. Tras el triunfo, los felinos llegaron a cuatro puntos, mientras que los escarlatas se estancaron en cinco.

Había sido un primer tiempo trabado, con muchas precauciones de parte de ambos equipos y todo indicaba que el descanso llegaría con la paridad en el marcador y con abucheos del público. Pero no. Justo a unos segundos del silbatazo de Marco Antonio Rodríguez, Javier Cortés cambió la historia del compromiso.

Y es que al minuto 44 el volante universitario recibió una pelota en el filo del área grande, en el sector izquierdo de la cancha, hizo un amague hacia el centro y sin pensarlo mandó zapatazo cruzado que dejó fuera de acción a Alfredo Talavera y terminó por congelar a la afición de Diablos, que ya sufrían por el fuerte frío en la capital mexiquense.

Esa acción permitió a Pumas manejar los tiempos del partido, bien agrupados atrás, pero sin renunciar al ataque mediante veloces contragolpes que no pudieron concretar, aunque siempre con la certeza de que en la defensa todos hacían bien su labor y no se comprometía el arco de Alejandro Palacios.

La única jugada que comprometió el resultado la protagonizó Edgar el Pájaro Benítez, atacante paraguayo que cobró un tiro libre que techó al arquero visitante que, gracias al travesaño, no tuvo que recoger la pelota de las redes. Al final, la desesperación y malas decisiones en el servicio al área de los locales, más la expulsión de Edgar Dueñas por dejar una plancha a un rival terminaron por facilitarle las cosas a los capitalinos.

Con el silbatazo final, Enrique Meza se dirigió al vestuario lleno de dudas tras la pobre exhibición de sus Diablos, mientras que Torres Servín por fin pudo sonreír, sabiendo que su equipo ya dio esbozos de lo que pretende alcanzar durante el Clausura 2013, torneo en el cual confía en seguir creciendo conforme avancen las semanas.

FALTA JUEGO ATLANTE-JAGUARES

La única jugada que comprometió el resultado la protagonizó Edgar el Pájaro Benítez, atacante paraguayo que cobró un tiro libre que techó al arquero visitante que gracias al travesaño no tuvo que recoger la pelota de las redes. Al final, la desesperación y malas decisiones en el servicio al área de los locales, más la expulsión de Edgar Dueñas por dejar una plancha a un rival, terminó por facilitarle las cosas a los capitalinos.

Con el silbatazo final, Enrique Meza se dirigió al vestuario lleno de dudas tras la pobre exhibición de sus Diablos, mientras que Torres Servín por fin pudo sonreír, sabiendo que su equipo ya dio esbozos de lo que pretende alcanzar durante el Clausura 2013, torneo en el cual confía en seguir creciendo conforme avancen.