Moscú. Guillermo Ochoa no está entre los 30 porteros más cotizados de Rusia 2018. En la lista que encabeza David de Gea, con un valor de 70 millones de euros, al portero mexicano lo superan arqueros latinoamericanos como Allison y Ederson, brasileños, y Keylor Navas, el cuestionado arquero de Real Madrid.

En la cifra que sí supera Memo al resto de los porteros de la Copa del Mundo es en el número de atajadas que acumula en dos partidos, un total de 14, que lo convierten en el jugador más importante del campeonato en su posición.

“Memo Ochoa está entre los tres mejores porteros del mundo”, dijo Diego Armando Maradona un día después de que México venció 1-0 a Alemania y donde el portero mexicano registró nueve atajadas, la mayor cantidad para un portero en un partido del Mundial de Rusia 2018.

Hace cuatro años, cuando Memo destacó en el Mundial de Brasil 2014, sobre todo con la atajada al remate de cabeza de Neymar, su cotización regresó a su nivel máximo histórico, 8 millones de euros. Pero después de analizar ofertas, su fichaje con Málaga no significó consolidar su trayectoria en el futbol europeo, hasta hace un año que llegó a Standard de Lieja, donde es titular y dejó atrás los descensos con sus equipos, las goleadas y la rutina de siempre sacar el balón del fondo de su portería.

“Es un muy buen portero que tiene una personalidad muy importante, pero además tiene muy buena técnica y una potencia envidiable. Físicamente es perfecto, da la sensación de que es uno de los mejores porteros del Mundial”, dice Jorge Fernando Seré, exportero uruguayo.

Ochoa asume el liderazgo dentro del vestidor de la Selección Mexicana. Es quien más tiempo se detiene a explicar la estrategia táctica de Juan Carlos Osorio después de los partidos, y de los últimos de subirse al camión para irse a descansar. Aunque es el único futbolista mexicano que es líder en una estadística en el Mundial, no ha recibido el premio al jugador más valioso del partido.

Su actuación ante Alemania puso de nueva cuenta a Guillermo Ochoa en la cresta mediática de Rusia 2018. Fueron nueve atajadas durante el partido ante los alemanes, pero fue el manotazo ante un disparo de Toni Kroos que lo catapultó nuevamente como uno de los mejores arqueros del torneo.

Guillermo acumula seis partidos mundialistas con la Selección Mexicana, en donde registra cinco anotaciones, cuatro de ellas durante el Mundial de Brasil 2014.

“Para Guillermo Ochoa es muy bueno, porque significa que tiene un buen campeonato, pero eso significa que le han llegado en muchas ocasiones, que ha sido importante en muchos partidos”, indica Claudio Borgui, entrenador argentino, sobre las estadísticas que colocan al portero mexicano como el más efectivo para detener disparos a gol.

Fernando Muslera, de Uruguay, y Danijel Subasic, de Croacia, son los únicos porteros que no han recibido gol en el Mundial de Rusia 2018. El motivo: sus defensas han detenido a los rivales antes de enfrentarse a la última barrera para anotar gol, el portero.

“Habrá que corregir algunos detalles, sobre todo de atención en la marca. No veo tan grave que te lleguen, pero sí es grave que lo hagan tan fácil”, dice Humberto Valdés, exfutbolista mexicano, quien destaca que los mayores ataques para México provienen desde el centro de la cancha.

El big data de la FIFA indica precisamente que Guillermo Ochoa recibe cuatro disparos por partido desde el centro de la cancha y en cada juego realiza siete atajadas en promedio. Ante Corea del Sur fueron cinco las veces que tuvo que detener el balón antes de que se incrustara en su portería.

Para José Fernando Seré, portero campeón de la Copa Libertadores y Copa Intercontinental con Nacional de Uruguay, indica que Guillermo Ochoa no ha recibido el prestigio que se merece porque la Selección Mexicana ha terminado eliminada en anteriores ocasiones, y será durante Rusia 2018 que el estatus del portero puede cambiar, dependiendo de los resultados de México en el torneo.

“El problema es que para ser el mejor del mundo tienes que estar en el mejor club del mundo, de nada a veces te sirve el concepto individual y que tu equipo termine eliminado”, sentenció Jorge Fernando.

Es un Mundial donde Fernando Muslera, David Ospina y Guillermo Ochoa han ayudado a conseguir buenos resultados a sus selecciones y dependerá de la instancia que lleguen con sus países para determinar la trascendencia de los porteros con sus países.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx