Dylan Unsworth (Durban, Sudáfrica; 23 de septiembre de 1992) sonríe y se emociona cada vez que menciona a la Liga Mexicana de Beisbol (LMB). A sus 28 años, con un amplio recorrido en las ligas de Venezuela, Australia y Estados Unidos, ha decidido aterrizar en México para seguir vigente sobre el diamante, aunque eso signifique reducir los sueldos que recibía en aquellos países hasta en un 50%.

El lanzador sudafricano fue fichado por El Águila de Veracruz, uno de los dos equipos de expansión de la LMB para la temporada 2021 (junto a Mariachis de Guadalajara). Es la primera vez que hay equipos de expansión en la liga en tres décadas, por lo que, tras un año de inactividad debido a la pandemia, 18 clubes de 16 entidades del país pelearán por el campeonato.

La LMB ha redoblado esfuerzos para regresar a competencia, al ser una de las pocas del deporte profesional mexicano que debió cancelar en 2020: la ausencia de público redujo los ingresos de los clubes hasta en un 80% y eso provocó que el presupuesto 2021 sea 50% menos que 2019 (cuando se jugó por última vez), además de que los jugadores han sufrido reducciones de salario de entre 30 y 50%, de acuerdo con datos de Horacio De la Vega, su presidente, y de los propios equipos.

Pese a estas dificultades, la LMB sigue siendo un atractivo para jugadores extranjeros como Unsworth y Logan Ondrusek, estadounidense fichado por Leones de Yucatán. Ambos confirman a El Economista que ven a México como “una emocionante aventura” en la que esperan compartir su experiencia alrededor del mundo y sumar un campeonato.

A sus 28 y 36 años, respectivamente, le dan más énfasis a la plataforma que pueda ofrecerles el beisbol mexicano que a las reducciones de salarios y la ola de violencia que caracteriza a su nuevo país de destino.

El tiburón que encontró un mar de alegría

Veracruz encontró una conexión con Durban, una ciudad ubicada a 14,500 kilómetros de distancia: el lanzador Dylan Unsworth, nacido en dicha localidad sudafricana.

Curiosamente, los atletas nacidos en Durban son apodados tiburones en el resto de su país, por lo que desde que Dylan inició en el beisbol en Ciudad del Cabo, al otro extremo de Sudáfrica, es conocido como Sharkie (tiburón). Ante ello, bromea: “me voy a tomar una foto con un tiburón en el acuario de Veracruz”.

Acumula 13 años en el entorno del beisbol y 11 temporadas en diversas ligas, nueve de ellas en las menores de Estados Unidos a través de equipos como los Jackson Generals, Arkansas Travelers y los Mobile BayBears, afiliados a los Seattle Mariners y a Los Ángeles Angels, de la MLB.

Pero en 2017 dio el salto a otras latitudes: se unió dos años a los Leones de Caracas, en Venezuela, y en 2019 al Pearth Heath, en Australia; ahora será jugador de El Águila de Veracruz, equipo que regresa a la LMB después de haber vendido su plaza a Tecolotes de dos Laredos en 2017.

“Ha sido un viaje muy loco con muchas cosas culturales, conocer todos estos hermosos lugares gracias al beisbol. Ahora tengo 28 años y me siento muy bien, con éxito en todos esos países, ahora mi motivación es ayudar al equipo y continuar mi viaje en mi carrera del beisbol, todavía con muchos años por venir. Quiero hacer buen equipo y ganar un campeonato, seguir haciendo muchas amistades”, le dice a este diario muy sonriente.

Ha jugado 194 partidos en su trayectoria en los que suma 781 ponches y 86 jonrones permitidos como pítcher. Es diestro y también ha representado a su selección nacional en el Mundial 2009 (celebrado en ocho países de Europa) y, recientemente, en las eliminatorias rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio, celebradas en Italia en 2019.

“Mucha gente me ha preguntado por qué México, pero yo he escuchado muy buenas cosas sobre la LMB, es categoría triple A (MLB) y tiene una gran cantidad de buenos jugadores, no he escuchado nada malo sobre esta liga”, menciona el lanzador, que viajará junto a su esposa más de 14,000 kilómetros en los primeros días de abril para unirse a El Águila.

Ya había estado en México alrededor de tres semanas a principios de 2020, cuando había sido contactado por Pericos de Puebla, pero la cancelación de la temporada de la LMB hizo que no se quedara en el país.

- ¿Cuál es tu opinión sobre la situación de violencia en México, te preocupó al firmar?

“Para ser honesto, creo que hay crimen a donde quiera que vayas, estuve en Venezuela cuando era uno de los lugares más peligrosos del mundo, estuve ahí dos años y bien, solo tienes que cuidarte a ti mismo y no ponerte en riesgo (…) No he escuchado cosas locas sobre México, porque en Sudáfrica tenemos muchos crímenes, todos los días pasa algo. Siempre hay buenos y malos lugares, solo tienes que mantenerte seguro. Puedes estar en la ciudad más bonita del mundo, pero siempre hay gente mala y buena”.

Dylan se dice admirador de toda la vida de David Beckham, a quien le ha copiado el look, pero también de los ex beisbolistas Derek Jeter y Félix Hernández. Es amante de la pesca y del Play Station, pero más allá de sus hobbies, resalta la consistencia como su principal cualidad:

“Soy un chico que nunca se rinde, he sido consistente toda mi vida, quiero apoyar a los jóvenes con mi experiencia. En Sudáfrica no importa qué tan mal estés, siempre vamos a pelear”.

Cuando los retos no tienen límites de edad

Logan Ondrusek nació el 13 de febrero de 1985 en Hallettsville, Texas. Mide 2.03 metros, pero se dice un tipo tranquilo y familiar que no extrañará el calor superior a los 35 grados de su tierra natal en su nuevo equipo: los Leones de Yucatán, el sexto equipo más ganador de la LMB (cuatro títulos, empatado con Pericos de Puebla y Azules de Veracruz).

“El idioma será mi principal reto, no hablo mucho español”, dice el experimentado pítcher a este medio, aunque, ya en tono más serio, describe que lo más importante en su llegada México es ayudar a los más jóvenes, adaptarse lo más pronto posible al grupo y sumar la quinta estrella.

Ondrusek fue reclutado por los Cincinnati Reds en la ronda 13 del draft 2005. Jugó seis años en las Grandes Ligas: cinco con los Reds y uno más con los Baltimore Oriols, en los que registró 288 juegos 218 ponches. En 2015 emigró a Japón para jugar con Tokio Yakult Swallows, donde se mantuvo dos temporadas.

“(En México) El dinero es mucho menos que el de Japón o Estados Unidos, pero (estar en la LMB) es más por la experiencia; quiero probar mi nivel”, opina sobre la cuestión salarial, y sobre la situación de violencia, agrega: “Me dijeron sobre asesinatos y ciudades peligrosas, pero en EU escuchamos sobre este tipo de crímenes, viví cerca de ellos, afortunadamente estoy bien y me siento tranquilo”.

Leones de Yucatán es el actual subcampeón de la Liga Mexicana de Beisbol, ya que perdieron la final de la temporada 2019, la última que se jugó antes de la pandemia, ante Sultanes de Monterrey.

La temporada 2021 de la LMB comienza el 20 de mayo, pero previamente se jugarán dos copas de pretemporada en Puebla y San Luis Potosí.

Otros peloteros destacados que se estrenarán en México este año son el dominicano Fernando Rodney, campeón de la Serie Mundial 2019 con los Washington Nationals, que llega a los Toros de Tijuana, y el venezolano Bruce Rondón, ex lanzador de los Detroit Tigers y de los Chicago White Sox, que llega a Sultanes de Monterrey.

fredi.figueroa@eleconomista.mx