Acapulco, Guerrero- Rafael Nadal se va a casa. El juego más esperado de las primeras rondas del Abierto Mexicano de Tenis 2019 se dio en la noche del miércoles entre el favorito del público, Nadal, y Nick Kyrgios.

Nadal sufrió ante el chico malo del circuito, quien lo derrotó en tiebreak 8-6.

La manera de entrar en la cancha de parte del australiano para comprobar que disfruta el papel que se ha ganado dentro del circuito, escuchando música en sus audífonos para evitar el ruido del público con un caminar despacio y postura erguida. Por su parte, Nadal entró enérgico a la cancha para preparar partido.

El primer set fue decidido en punto cortos y en gran parte por la estrategia de Nadal de tirarse al fondo de la cancha, justo detrás de las letras de Acapulco. Esto para no permitir que Kyrgios tomara las riendas del encuentro con el saque, una de sus principales cualidades. Por lo que el set terminó 6-3 a favor de Rafa.

En el segundo, las situaciones se alargaron más y cada uno de sus jugadores sacó provecho de su saque, lo que provocó llevar el encuentro hasta tiebreak; en el que Nadal no supo sobreponerse al saque de Kyrgios y perdió 7 a 2, con un marcador de set 7-6. Previo al comienzo del tercer set. Nick fue atendido por su preparador físico, quien vendó al tenista australiano del torso y le realizó un masaje en la espalda.

Durante el tercer set, el partido se prolongó con puntos muy peleados entre ambos tenistas en el que Nick Kyrgios pasó a la siguiente ronda.

Nick se dejó caer al piso por la victoria, mostrando incredulidad, de que no creía lo que estaba sucediendo y calificó el momento como “una de las victorias más importantes de su vida”.

En conferencia de prensa Nadal mencionó: “Le ha salido bien, me ha ganado, pero cuando un jugador hace todo un show al final (...) por algo se acostó. Es un jugador peligroso pero le falta continuidad. No creo que sea un mal chico, pero le falta un poquito de respeto para el público, para el rival y para sí mismo también”, dijo el español en conferencia de prensa tras el partido.

El encuentro se caracterizó por constantes ocasiones durante todo el partido, en el que los aficionados gritaban en muestra de apoyo a los tenistas previo a sus saques.

El juez de silla pidió al público que guardara silencio para permitir la concentración de los jugadores.

“Hay personas que sí están interesadas en ver el partido, favor de guardar silencio”.

[email protected]