La NCAA, el organismo que regula el deporte universitario en Estados Unidos, analiza aceptar que los atletas reciban alguna retribución económica por derechos de imagen, algo que hasta el momento está prohibido.

“Este grupo tratará de buscar diferentes opiniones entre los presidentes y los comisionados que representan a los estudiantes para que examinen las actuales reglas de la NCAA en relación al uso del nombre, la imagen y otras cuestiones de los jugadores”, comentó Mark Emmert, comisionado de la competición.

Lo que sí quedó descartado es que las universidades o la NCAA den un salario a los jugadores, esto ante los embates de la NBA y otras ligas estadounidenses de reclutar cada vez a más jóvenes sin que terminen su proceso universitario.

La regulación de la NCAA impide que los jugadores perciban algún tipo de pago de otras empresas ni participar en campañas de marketing hasta que lleguen al deporte profesional.

Uno de los casos más recientes ocurrió con la empresa de videojuegos Electronic Arts, que año con año hacía el juego de NCAA de futbol americano y en el 2013 se planteó dejar de realizar el producto por las normas de la institución que regula el deporte universitario e impedían pagar a los atletas, lo que al final consiguió, al menos, de las conferencias más importantes como SEC, Big Ten y Pac-12.

La posible medida llega 10 años después de que Ed O’Bannon, exjugador de la NFL de la UCLA, ganara la demanda interpuesta a la competición por explotar su imagen y su nombre en campañas televisivas y en diferentes videojuegos sin recibir remuneración por ello.