San Luis, Misuri, mejoró su oferta ya sea por mantener a los Rams o para atraer a un nuevo equipo de la NFL, presentando los planes para un nuevo estadio de futbol americano al aire libre, en las riberas de río Mississippi y cerca del Arco Gateway.

El inmueble para 64,000 espectadores costaría entre 860 y 985 millones, y su construcción comenzaría en 2016 y sería completado en 2020.

La propuesta fue anunciada por el abogado Robert Blitz y el expresidente de Anheuser-Busch, David Peacock, un equipo formado por el gobernador de Misuri, Jay Nixon, en noviembre para concebir el plan.

La NFL y los Rams serían responsables de hasta la mitad del costo del estadio, mientras que algunos fondos vendrían de los créditos de impuestos y demás finanzas públicas, incluyendo posiblemente la extensión de bonos corrientes utilizados para pagar el Edward Jones Dome, casa actual de los Rams.

Pero las autoridades de la ciudad y del estado han indicado desde hace tiempo que no hay intención de abrumar a los contribuyentes, lo que se refleja en el plan que solicita no haya nuevos impuestos o bonos. El cobro por licencia de asientos también ayudaría a solventar el proyecto.

"Es más que sólo un estadio de fútbol americano", comentó Peacock. "Estamos hablando sobre la continuación de la revitalización de nuestro centro".

San Luis intenta evitar convertirse en una ciudad que ha perdido franquicias de la NFL en dos ocasiones, luego de que los Cardenales se mudaron a Arizona en 1987. Blitz señaló que Nixon buscó un plan para un nuevo estadio "para que la historia no se repitiera en San Luis".

El Edward Jones Dome es anticuado para los estándares de la NFL, pese a tener solo 20 años de haber sido inaugurado. Las negociaciones sobre las mejoras al domo, que fue construido con dinero de los contribuyentes, no avanzaron en años recientes.

El contrato de los Rams por 30 años se convierte en uno con base anual a partir de la próxima temporada debido a una cláusula que indica que el estadio debe estar entre el mejor 25% de las sedes de NFL.

En San Luis se conjetura de que el dueño de los Rams, Stan Kroenke, mudará el equipo a Los Ángeles, el segundo mercado más grande de los Estados Unidos, en 2016.

La NFL ha dicho que no se permitirá la mudanza de ningún equipo este año. Esas preocupaciones se dispararon el lunes, cuando Kroenke fue mencionado entre los socios de la construcción de un estadio con capacidad para 80,000 espectadores en los suburbios de Los Ángeles.

rarl