Ana Gabriela Bayardo nació en Tijuana, Baja California, hace 27 años. Se crio en esa misma ciudad y después estudió Administración en la Universidad de Xochicalco, dentro de su mismo estado natal, alternando su formación deportiva en el tiro con arco.

Vivió su momento cumbre con México en verano de 2016, cuando fue una de las representantes del tiro con arco en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y obtuvo un quinto lugar en la categoría por equipos junto a Alejandra Valencia.

Este 24 de julio de 2021, Gabriela y Alejandra volvieron a competir en una justa olímpica, pero ya no por el mismo equipo. Ni siquiera por el mismo país, pues la tijuanense, que ahora se apellida Schloesser, representó a los Países Bajos e hizo historia en el deporte de esta nación europea al ganar la medalla de plata. ¿Cómo fue el cambio?

Gabriela Bayardo se mudó a Países Bajos en 2018 luego de enamorarse de Mike Schloesser, quien también es atleta de alto rendimiento en el tiro con arco, exhibiendo en su palmarés un campeonato mundial.

"Primero intentamos una relación remota. No solo costaba mucho dinero, sino que también la teníamos a expensas de nuestro deporte. No le fue tan bien al tiro con arco en ese momento", relató ella en una entrevista publicada en la web de la delegación olímpica de Países Bajos.

"Queríamos vivir juntos. Primero hablamos de México, pero a Mike no le gustó la idea. Entonces fue muy simple para mí: 'Me voy a los Países Bajos'. Esa fue la mejor solución para todos".

Tras consumar su matrimonio con Mike, decidió representar al país tulipán en el tiro con arco y bajo esos colores logró acceder a sus segundos Juegos, adentrándose en la historia al ser, junto a Steve Wijler, los primeros en darle una medalla olímpica en tiro con arco a Países Bajos.

"Es un doble triunfo para México", asegura Schloesser Bayardo, quien ahora utiliza el apellido de su esposo neerlandés. "Estoy representando a los Países Bajos, porque tengo la doble nacionalidad".

Aunque eso no impide que se sienta "muy feliz de estar aquí y de que a ellos (mexicanos) como a nosotros se nos dieron las cosas y hemos ganado una medalla".

A diferencia de otros atletas, Bayardo no dejó de competir por México debido a problemas con los dirigentes o por un interés económico. Después de los Juegos de Río 2016, se casó con un ciudadano holandés y comenzó a competir por ese país.

Atletas nacidos en México y olímpicos por otros países

Además de Gabriela Bayardo, un mexicano ya había conseguido medalla olímpica representando a otro país. Se trata del waterpolista Armando Fernández, nacido en la Ciudad de México pero que ganó un bronce con la selección de Alemania Occidental en Los Ángeles 1984.

Fue el primer deportista nacional que adoptó otra nacionalidad y ganó una medalla olímpica. Fue un waterpolista que representó a la delegación mexicana en Münich 1972 y Montreal 1976, además que ganó oro en los Juegos Panamericanos de México 1975. Sin embargo, hacia los años 80 cambió de nacionalidad.

En una entrevista que le concedió a la periodista Katy López, Fernández explicó que se incorporó al equipo alemán luego de la desintegración del waterpolo en México, además de que había pasado varios años compitiendo en Hungría para mejorar su nivel. Era uno de los pocos latinoamericanos que vivía en aquel entonces en el lado socialista de Alemania.

Durante su paso por Europa conquistó un premio al mejor jugador de waterpolo y cuatro títulos de Champions League, además del reconocimiento de la nación germana.

Otros atletas que han cambiado de nacionalidad, aunque aún no han sido medallistas olímpicos, son la esgrimista Paola Pliego (Uzbekistán), el equitador Alberto Michán (Israel), el taekwondoín Damián Villa (Estados Unidos) y los clavadistas Jonathan Ruvalcaba (República Dominicana) y Kevin Chávez (Australia).

kg