Hay que preguntarse si merece la pena ir a la gala (del balón de oro). ¿Para la foto? , se preguntaba Franck Ribéry, contendiente al trofeo en el 2013 y quien explicaba afligido que, estando en activo Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, el tercer nominado debe darse cuenta que no tiene ninguna posibilidad de ganar , agregó el mediocampista francés.

Las declaraciones de Ribéry fueron propaganda para que su compañero de equipo, Manuel Neuer obtuviera al trofeo en la edición del 2014, cuando llegaba como multicampeón con Bayer Munich y monarca mundial con Alemania. Al final, el portero alemán quedó en el tercer lugar de las votaciones, como ha sido el destino de los rivales de Messi y Cristiano en los últimos ocho años.

Ayer, Lionel Messi recibió de manos de Kaká su quinto balón de oro, que lo acredita como el mejor futbolista del mundo, nuevamente. Desde el 2008, no existen más ganadores del trofeo que no sean el argentino y Cristiano Ronaldo, ganador en tres ocasiones. El futbol internacional eligió al binomio de jugadores para gobernar el balompié, protagonizando la etapa más larga entre la élite y beneficiando a la industria del deporte por la rivalidad entre ambos jugadores.

En una época donde clubes millonarios, como Manchester City, ofrece hasta 180 millones de euros por tener a Lio en sus filas, los ratings globales de los partidos protagonizados por sus equipos crecieron en al menos 200 millones de espectadores y más de 40 países demandan la señal del derbi español, Messi y Cristiano dominan el planeta futbol.

En el 2007, cuando los futbolistas fueron considerados por primera ocasión al balón de oro, Messi tenía un valor de 40 millones de euros, mientras que Cristiano se cotizaba en 34 millones de euros. Actualmente, ambos son los mejor valorados del futbol internacional, el argentino, con 120 millones, y el portugués, con 110 millones de euros, y el récord del mayor traspaso en la historia del futbol, de 94 millones de euros a Real Madrid en el 2009.

Fue precisamente la mudanza de Cristiano Ronaldo a la Liga de España el detonante de la rivalidad entre ambos jugadores y el crecimiento de la industria del futbol. El primer derbi entre Real Madrid y Barcelona alcanzó una audiencia de 400 millones de espectadores en 140 países; mientras que el clásico español del 2015 tuvo presencia en 180 países y un alcance récord de hasta 600 millones de televidentes en todo el mundo.

El impacto global de ambas figuras también llega a las redes sociales, donde Cristiano Ronaldo es la décimotercera personalidad con más seguidores en Twitter (39.8 millones) y en Facebook llega a los 108.8 millones de usuarios. En tanto, aunque Messi no tiene cuenta oficial en la red social de microblogging, en el perfil oficial de Facebook suma más de 82 millones de seguidores.

De igual modo, la rivalidad salarial entre Messi y Cristiano, quienes cada año se disputan el primer lugar de futbolista mejor pagado, ha resultado en la irrupción del balompié en las listas de deportistas millonarios. En el 2008, Ronaldinho era el futbolista mejor pagado, con 23 millones de euros, lo que le alcanzaba para ubicarse en el sexto lugar de atletas con mayores ingresos, según el listado anual de Forbes.

Los salarios y contratos publicitarios han cambiado en la industria del futbol, por lo que Cristiano Ronaldo y Lionel Messi son los futbolistas con mayores ingresos y el tercer y cuarto deportista, respectivamente, que más dinero ingresa en el mundo. Con ganancias superiores a los 70 millones de euros anuales cada uno, al menos una tercera parte de la riqueza de los futbolistas proviene de sus contratos publicitarios.

Ningún futbolista en la historia del deporte ha logrado mantenerse tanto tiempo en la contienda por ser el mejor jugador que Messi y Cristiano Ronaldo. Leyendas como Franz Beckenbauer y Johan Cruyff dominaron la primera mitad de la década de los 70, el alemán al obtener dos veces el galardón (1972 y 1976) y el holandés al lograr el primer triplete del trofeo en la historia (1971, 1973 y 1974).

Michel Platini y Beckenbauer son los futbolistas que más veces contendieron al trofeo, con un total de cinco ediciones, hasta la irrupción de Messi y Ronaldo, que han llegado al podio de finalistas en ocho y siete ocasiones, respectivamente, en un reconocimiento en el que no fueron considerados Pelé ni Diego Armando Maradona, ya que los jugadores no europeos pudieron competir por el galardón hasta 1995.