Lionel Messi marcó dos goles, participó en otro y forzó la expulsión de Sergio Ramos para impulsar la remontada del Barcelona por 3-2 en cancha del Real Madrid y dar un giro a la Liga española, que encabezan ambos equipos igualados a 75 puntos a falta de cinco fechas para el final.

Los madridistas cuentan con otro partido pendiente frente al Celta de Vigo, programado para el 17 de mayo, pero perdieron su colchón de tres puntos sobre el acérrimo rival. Los azulgranas cuentan con una mejor diferencia de goles.

La Liga pareció inclinarse definitivamente de lado del Madrid tras el gol inicial de Casemiro a los 28 minutos, pero Messi niveló a los 33, facilitó el segundo visitante de Ivan Rakitic a los 73 y, tras la expulsión de Ramos (77) e igualar transitoriamente el colombiano James Rodríguez (85), inclinó definitivamente la balanza en tiempo añadido.

Con otra majestuosa actuación en el estadio Santiago Bernabéu, en que Messi celebró sus 500 goles oficiales con el conjunto azulgrana, el argentino reforzó también su candidatura a ganar el próximo Balón de Oro, pues su máximo rival, Cristiano Ronaldo, pasó prácticamente inadvertido.

Finalmente la BBC que forman Gareth Bale, Karim Benzema y Cristiano arrancó de inicio en el Madrid, y Luis Enrique recurrió a Paco Alcácer para ejercer de Neymar, quien estaba suspendido.

Pero Bale no aguantó el trajín del primer tiempo, en que los locales apretaron de inicio el acelerador hasta ponerse en ventaja con una jugada a balón parado, en que Marc-André ter Stegen midió mal el centro de Toni Kroos y posibilitó un segundo cruce de Marcelo, rematado al poste por Ramos y empujado desde el área chica por Casemiro. El galés se marchó lesionado en la primera mitad y dejó su lugar a Asensio.

El 1-1 llegó pronto, con Messi ejerciendo un brutal cambio de ritmo cerca del área y rematando raso y con la zurda frente al costarricense Keylor Navas.

En el segundo tiempo, el Barcelona se puso en ventaja con un disparo potente del croata, que se incrustó pegado al poste.

Sin nada que perder tras una entrada de Ramos a Messi, que le valió la tarjeta roja directa y una nueva parada de Navas a Piqué, Zidane dio cancha a James a falta de ocho minutos, y el colombiano respondió con un meritorio gol que brotó de un centro de Marcelo, desviado con la zurda. Pero la última bala sería para Messi, dueño de la tabla de cañoneros con 31 dianas. Al 92 un riflazo dejó en la lona a Navas y abierta de par en par la Liga.