Cada campeón tiene una historia, pero hay historias que tienen más ingredientes que otras. Una de ellas es la de Hideki Matsuyama, ganador de la edición 85 del Masters de Augusta este 11 de abril de 2021, gracias a una ejecución de 278 golpes (10 bajo par) con los que dejó atrás a su más cercano perseguidor, el debutante Will Zalatoris.

Matsuyama nació el 25 de febrero de 1992 en Ehime, Japón, por lo que su título en Augusta significa la primera vez que un japonés se pone la chaqueta verde y el segundo asiático que gana un Grand Slam de golf en 161 años de historia, tras el triunfo del surcoreano Yang Yong-Eun en el campeonato PGA 2009.

Los mejores resultados de Matsuyama en los Grand Slams habían sido un segundo lugar en el US Open 2017 y el cuarto lugar del PGA Championship 2016, tras haber debutado en categoría mayor en 2013 y acumular 15 triunfos desde entonces.

Gracias a eso, los ingresos del japonés ascendían a 31.2 millones de dólares hasta antes de su victoria en Augusta, que le dio otros 2.07 millones, de acuerdo con cifras de Spotrac y Ten Golf. Su temporada más lucrativa fue la 2016-17, ganando 8.3 millones de dólares derivados de dos victorias en 22 eventos.

“Ojalá sea un pionero y otros japoneses vengan después. Estoy contento de abrir las compuertas y espero que muchos más me sigan”, dijo el golfista de 29 años tras su título en Augusta, donde debutó hace una década.

El japonés que se había quedado más cerca de un título de Grand Slam fue Isao Aoki en 1980, cuando salió como líder durante el último día del US Open, pero terminó rebasado por el multicampeón Jack Nicklaus.

A diferencia de la rama varonil, Japón sí ha levantado otros títulos de Grand Slams de golf: en 1977 con Chako Higuchi en el LPGA Championship y en 2019 con Hinako Shibuno en el Abierto Británico.

El golf ocupa el quinto puesto entre los deportes más populares de Japón, según datos del sitio All about Japan, solo superado por el beisbol, futbol, tenis y sumo (en orden del mayor a menor). De acuerdo con estimaciones de Mundo Deportivo, hay más de 3,000 campos de golf en el país del Sol Naciente.

Bajo ese contexto, Matsuyama es uno de los golfistas más asediados por la afición japonesa y su título representa una de las glorias más grandes para su país. Ningún japonés ha ganado un Grand Slam masculino de tenis, salvo los cuatro de Naomi Osaka.

“Cuando viaja a su país debe recluirse o viajar de incógnito, no puede salir a la calle sin evitar el asedio”, describe el diario La Nación sobre el nuevo campeón de The Masters.

Matsuyama radicaba en Fukushima cuando ocurrió un accidente nuclear y un tsunami que azotó la ciudad. Él estudiaba en la Universidad de Tohoku, aunque, durante el momento de los desastres naturales se encontraba en Australia.

Se describe como un tipo serio que prefiere no interactuar en conferencias de prensa o en ningún otro encuentro con los medios de comunicación. La situación del covid-19 le favoreció en ese aspecto en su participación en Augusta:

“Estar frente a los medios de comunicación me sigue siendo difícil, me alegra que los medios estén aquí cubriéndolo, pero no es lo que más me gusta hacer, pararme y responder preguntas. Así, con menos medios (por la pandemia), ha sido mucho menos estresante para mí”, declaró el sábado 10 de abril, apenas un día antes de su título más importante.

Su privacidad ha sido tan importante que en 2017, cuando nadie de la prensa sabía de su historia familiar, sorprendió al decir que estaba casado y tiene una hija: “realmente, nadie me preguntó si estaba casado, no tuve que responder a eso”, citó el golfista, cuya primogénita se llama Kanna.

A pesar de su silencio en temas familiares, Matsuyama ha sido abierto en temas altruistas. En junio de 2020, junto al también golfista japonés, Ryo Ishikawa, anunciaron un proyecto de recaudación de fondos contra el covid-19, a través de una venta de artículos de golf en línea.

“Nos gustaría expresar nuestro más sentido pésame a quienes han sufrido o han muerto por el nuevo coronavirus (…) También estamos agradecidos a los trabajadores de la salud de Japón y en el extranjero por lo que están dando todos los días”, dijeron en un comunicado.

De acuerdo con la lista histórica de golfistas con mayores ganancias de ESPN, Matsuyama ya estaría entre los 35 más importantes del mundo, aunque su legado de 33 millones aún está lejos de los más de 120 que ha ganado Tiger Woods.

Aún así, el multicampeón estadounidense reconoció el título del japonés en Augusta: “llenando de orgullo a Japón, Hideki. Felicitaciones por un logro tan grande para ti y tu país, este histórico triunfo de Masters impactará a todo el mundo del golf”, le dijo a través de Twitter.

La participación de los mexicanos

Abraham Ancer y Carlos Ortiz fueron los mexicanos participantes del Masters 2021, siendo la primera vez que dos golfistas nacionales juegan en este torneo.

El tamaulipeco Ancer fue el que terminó mejor, en la posición 26 con otros siete golfistas con un total de 289 golpes, cuatro birdies y un par de bogeys. Su debut en este Grand Slam fue apenas en 2020, cuando terminó en el sitio 13 con 280 golpes.

Ancer fue sancionado tras la primera ronda del Masters 2021 con una penalización de dos golpes tras haber tocado la arena en el tercer golpe del hoyo 15.

"Luché duro, pero no fue mi semana. No puedo esperar a volver, ¡felicitaciones a Hideki (Matsuyama, campeón)!", escribió Ancer en su cuenta de Twitter tras el final del torneo este 11 de abril.

Por su parte, el debutante Carlos Ortiz fue eliminado desde la primera ronda con 71 golpes y nueve sobre par y se quedó fuera del corte principal.

“Es una pena, estaba jugando bien, pero te pones en posiciones malas y cuesta trabajo. Me voy poco triste, pero es una buena experiencia, me deja mucho para aprender”, dijo el jalisciense tras su corta actuación.

deportes@eleconomista.mx