Londres.-Al igual que en una superproducción de Hollywood, el cuadro individual masculino del Abierto Británico cuenta este año con un reparto de alta calidad pero, como en las películas, sólo uno de ellos conseguirá la gloria y se llevará el título el 2 de julio.

El héroe de acción, Rafael Nadal, llega a Wimbledon como campeón defensor y aferrándose al número uno del ranking mundial, aunque mantener el título es lo que más le preocupará al español durante las próximas dos semanas.

El seis veces campeón Roger Federer, cuyo tenis sobre el césped de Londres a lo largo de los años puede vincularse más a Shakespeare que a Quentin Tarantino, aportará su elegancia al evento y, a sus 29 años, aspirará a demostrar que todavía quedan unos cuantos capítulos dorados en su carrera.

Por su parte, el serbio Novak Djokovic, número dos del mundo, asumió este año el papel del cruel asesino, con una racha de 41 partidos ganados que llegó a su fin al perder ante Federer en una clásica semifinal en Roland Garros.

Después aparece el impredecible Andy Murray, la esperanza británica que, a pesar de los pronósticos que lo ubican como favorito en torneos del Gran Slam, arruinó constantemente sus líneas en el acto final, incluso estando tan cerca de títulos.

Otros como el sueco Robin Soderling y el tres veces subcampeón Andy Roddick son capaces de robar el protagonismo junto al francés Jo-Wilfried Tsonga y el checo Tomas Berdych -finalista el año pasado-, pero tal es el nivel de los cuatro favoritos que es difícil adivinar quién será campeón este año.

LOS CUATRO MEJORES

En Roland Garros, Nadal, Djokovic, Federer y Murray demostraron estar un nivel por encima del resto y hay probabilidades de que el mismo cuarteto esté en las semifinales por segunda vez consecutiva en un torneo del Gran Slam.

"Hay que pensar en los cuatro mejores", dijo esta semana Brad Gilbert, ex tenista "top 10" y antiguo entrenador de Andre Agassi y Andy Murray, cuando se le preguntó quién levantaría el trofeo el 2 de julio.

"Se han separado del grupo. Quiero decir que Rafa ha jugado estupendamente, 'Fed' tiene un historial, Djokovic ha estado a su tope este año y Murray acaba de ganar Queen's. El torneo lo va a ganar uno de estos cuatro muchachos, seguro", añadió.

Nadal demostró la profundidad de su fuerza mental en París. Luego de comenzar desanimado cuando casi pierde contra John Isner en primera ronda, el español fue de menor a mayor y su juego empezó a funcionar en las rondas finales.

El número uno, de 25 años, perdió contra Tsonga en Queen's, torneo sobre césped que sirve de preparación para Wimbledon.

"Tengo mucha confianza. Voy a estar allí con mucha motivación y espero que en perfectas condiciones físicas", declaró Nadal, quien no pierde en Wimbledon desde la final del 2007 contra Federer, antes de volver a su país a descansar y relajarse la semana pasada.

Federer, superado por Berdych en cuartos de final en Londres hace un año tras haber sobrevivido a un complicado duelo de primera ronda frente al colombiano Alejandro Falla, dijo recientemente que está jugando "sin presión" por primera vez en su ilustre carrera.

Sin embargo, relajado como aparenta estar estos días, el suizo puede ser casi intocable sobre césped con su enérgico estilo de ataque y los ojos puestos en conseguir su séptimo título para igualar el récord del estadounidense Pete Sampras en la era moderna del tenis.

"Para mí Wimbledon es siempre el principal objetivo de la temporada", manifestó Federer después de luchar duro contra Nadal en la final del Abierto de Francia.

"Aquí es donde todo empezó para mí en el 2003. Por eso siempre me gusta mucho volver", continuó.

De los cuatro principales favoritos, Murray es el único que no tiene ningún título en eventos del Gran Slam.

El escocés, derrotado por un inspirado Djokovic en la final del Abierto de Australia este año, tuvo un rendimiento magnífico en Queen's esta semana, pero sabe que conseguir el título en Wimbledon será un propósito mucho más difícil.

El escenario está armado, ahora que empiece la acción.

BVC