La recomendación de Mauro para que su hermano Diego Lainez recibiera asesoría, consejos financieros y, con el tiempo, se convirtiera en representado de Pitz Group, abrió la puerta para que la agencia de futbolistas interviniera en el fichaje del delantero de 18 años con Real Betis, cuyo costo ascendió a 16.1 millones de dólares y que se convirtió en la transferencia más costosa de un jugador mexicano con un club europeo.

Mauro Lainez era cliente de Pitz Group, cuando su hermano menor no contaba con un representante, ni estaba en la órbita de cazatalentos. Se desempeñaba en la categoría Sub 17 del América y de ahí lo sacó Ricardo La Volpe, entonces entrenador de las Águilas, para debutarlo con el primer equipo a los 16 años de edad.

Alejandro López Martínez se convirtió en representante de Diego Lainez y con él Pitz Group intervino en dos de 10 transferencias más costosas de la temporada y que significaron 25 millones de dólares, siguiendo la estrategia que ha dado éxito a las empresas más importantes de representación de jugadores en México, apostar por jugadores jóvenes que puedan desarrollarse y, en algunos casos, posicionarse para su proyección a clubes extranjeros o ventas en el mercado interno.

“Los representantes buscan a jugadores con más énfasis a partir de la categoría Sub 17 y así, conforme van avanzando, el enfoque es mayor, más seguimiento, darles apoyo hasta que lleguen a la Liga MX”, indicó Ángel Palma, asesor externo en imagen deportiva para algunas agencias de representación de jugadores en México.

Además de las venta de Diego Lainez, Pitz Group representa a Alexis Vega, delantero de 21 años que Guadalajara compró a Toluca por 9 millones de dólares.

El reglamento de intermediarios de la FIFA señala que los agentes de jugadores pueden recibir desde 6 a 40% del total de la transferencia, dependiendo el monto de la operación. En el futbol mexicano, las comisiones para los representantes en su mayoría es de 10%, según testimonios de especialistas en la industria del futbol, por lo que Pitz Group recibiría hasta 2.5 millones de dólares por las transferencias de sus representados.

“El representante se convierte en una herramienta más para que el jugador tenga posibilidades; obviamente, un agente que se acerca a un jugador promesa también tienen la particularidad que no goza de la garantía de que ese jugador puede dar ese salto de calidad para convertirse en uno de Primera División. Es un tema relativo, porque no se puede estigmatizar a los representantes como los causantes de situaciones”, dijo Raúl Gutiérrez, entrenador campeón del mundial Sub 17 con la selección mexicana en el 2011 y quien agregó que los torneos internacionales son las principales vitrinas para los jugadores y el escenario donde los representantes aprovechan para acercarse a los prospectos.

Ángel Palma, director de Total Match, expuso que las agencias de representación firman la mayor cantidad de jugadores jóvenes, aunque no con un objetivo de encontrar a la nueva figura del futbol nacional.

“En los primeros años, las agencias no cobran a los jugadores, hacen pocos servicios de representación y llegan a cobrar entre 10 y 20% del sueldo del jugador desde su primer contrato profesional en Primera División”, señaló el especialista en marketing deportivo.

Pitz Group es una agencia que comenzó hace un par de años y tiene como representados a jugadores jóvenes y cuyo valor no supera 2 millones de dólares. Henry Martín, Luis Fuentes y Diego Lainez son los jugadores más valiosos de la agencia.

“La recomendación de boca en boca es muy valiosa en la industria del futbol, es lo que pasa también con los representantes (...) Pitz tiene a jugadores con mucha proyección y que ya tienen contrato de jugador profesional”, añade Palma.

Entre los prospectos de la agencia se encuentran Eduardo Aguirre, campeón de goleo del torneo Esperanzas de Toulon y delantero de Santos Laguna; Mauro Lainez, delantero de Lobos BUAP, Jordi Cortizo, seleccionado juvenil de México y mediocampista de Querétaro.