Draymond Green da un pequeño salto y lanza el balón a la canasta, pero recibe una falta y cae a la duela. El jugador de Golden State comenzó a cojear y se retiró al vestuario. El último cuarto del partido ante los Rockets ya no lo disputó por un esguince en la rodilla izquierda. Mientras que en el encuentro entre Boston y Cleveland se registra una baja más, Gordon Hayward se fractura el tobillo izquierdo. Es 17 de octubre y apenas comienza la temporada 2017-2018.

Un total de 1,054 casos se presentaron durante la fase regular, lo que significó un incremento de 18% en relación con la campaña anterior (887 casos), pero al compararlo con lo sucedido hace dos años, el número de lesiones casi se duplicó (721).

En ese primer duelo de los Warriors no contaron con Andre Iguodala por lesión en la espalda y con Omri Casspi por esguince en el tobillo izquierdo. Tras realizarse una resonancia magnética, se descartó un daño mayor y Green declaró que era un gran alivio porque pensó que era el menisco.

Los nombre de Draymond y Andre son los que más ocasiones aparecen en la lista de lesionados, con 11 casos cada uno, mientras que en años pasado sólo aparecen en dos ocasiones. La participación de Green en la duela se limitó a 70 duelos, la cantidad más baja en su estancia en la NBA.

Golden State fue el que más casos sumó con 66 durante la fase regular, es decir que cada jugador en promedio registró 4.1 lesiones y las causas más comunes de las bajas fueron esguinces en tobillo y espalda. Aunque no fue impedimento para que registraran la segunda mejor marca de la Conferencia del Oeste.

Cabe señalar que los casos registrados por los Warriors se han triplicado de la campaña 2015-2016 a la presente, pasaron de 22 a 66. Al menos la mitad de las organizaciones de la NBA duplicaron sus números en dicho periodo.

La disminución del número de partidos es uno de los temas que se han debatido, pero el comisionado de la NBA, Adam Silver, declaró en abril del 2017 que “no existe apoyo ahora mismo, un apoyo fuerte, de que reducir la cantidad de partidos disminuirá el número de lesiones. Es una cuestión de espaciar los partidos. No es una cuestión sobre el total de partidos”.

En agosto del 2017 se anunciaron los cambios al calendario en cuestión de logística, con el fin de reducir las lesiones y fatiga en los jugadores. Además, significó la primera ocasión en la que la Asociación de Jugadores participó en las modificaciones que se realizaron.

Los equipos que enfrentan los playoffs al menos registran una baja a consecuencia de las lesiones de jugadores titulares. Boston no cuenta con Kryie Irving, que se pierde por segunda ocasión unos playoffs, y Gordon Hayward; Golden State disputa la primera ronda sin Stephen Curry; San Antonio descartó a Kawhi Leonard; Philadelphia espera tener disponible a Joel Embiid para los próximos partidos.

yesme.cortes@eleconomista.mx