Alex Rodríguez era el rey del beisbol. Un joven prodigio que llegó a las Grandes Ligas reclutado por Marineros de Seattle en 1994 por un contrato de tres años y 1.3 millones de dólares. Cada uno de sus batazos lo impulsaron a la cima, incluso lo llevaron a ser el jugador más valioso en el 2003, cuando ya militaba con Texas Rangers y su contrato por una década con el equipo valía 252 millones de dólares, uno de los más caros de las Grandes Ligas hasta entonces.

Sin embargo, una acusación de Sports Illustrated obligó una pausa en su carrera. Rodríguez, al igual que otros 103 jugadores, dieron positivo en consumo de esteroides anabolizantes, testosterona y primobolan en el 2003. Tras negarlo, días después ?A-Rod se declaraba culpable, pero añadió que no había consumido desde la primavera de aquel año. El campo corto volvió al nivel estelar. Por una cifra récord (275 millones de dólares), su futuro estaría con Yankees de Nueva York, franquicia a la que -según Vince Gennaro, colaborador de Yahoo Sports- Rodríguez le generaría en una década un valor de marca de 450 millones de dólares.

Su oportunidad de hacer historia con la novena de la Gran Manzana era latente; podría convertirse en el jugador más joven en alcanzar los 500 jonrones, lo que además le redituaría en 30 millones de dólares como bono por ese récord. En el 2007 el mítico José Canseco acusó a A-Rod de seguir consumiendo esteroides, sin embargo, el asunto no pasó a mayores.

Apenas siete años después, a sus 39 años, a punto de terminar su brillante carrera, la reputación de A-Rod ha quedado manchada de por vida. La MLB lo ha culpado de nexos con la clínica Biogénesis, especializada en la inyección de esteroides.

La acusación fue respaldada el domingo por Anthony Bosch, dueño de la ahora clausurada clínica, quien dijo al programa 60 minutos de ESPN que el beisbolista era meticuloso en el afán de mejorar su rendimiento y que Rodríguez le pagaba 12,000 dólares mensuales para suministrarle un cóctel de sustancias prohibidas como testosterona y EPO.

La condena dictaminó 211 juegos de suspensión, aunque el sábado se redujo a 162 partidos, siendo aún la sanción más alta en la historia de la MLB. No obstante, ayer ?A-Rod interpuso una demanda en contra de la MLB y del sindicato de peloteros, con la esperanza de revertir el castigo.

La marca A-Rod, en peligro

Hoy, A-Rod, el hombre que gana ?4 millones de dólares anuales sólo por contratos de patrocinio con empresas como Nike, Pepsi y Rawlings, parece estar a punto no sólo de perder su carrera, sino también el negocio que es como marca en el beisbol.

De acuerdo con Jorge Badillo Nieto, catedrático de la UVM y creador del blog Fusión Mercadotecnia y Deporte, el escándalo que hoy rodea a Rodríguez afectará su imagen como marca: Indudablemente cualquier deportista de élite que se vea involucrado en un escándalo, y más aún de dopaje, es propenso a verse afectado como marca. Hay un punto fundamental para que el impacto en su valor de marca sea amortiguado: el adecuado manejo que un publirrelacionista y agente le den al incidente ante los medios y opinión pública .

Asimismo dice que para conocer qué tanto disminuirá su valor de marca tras el nuevo escándalo, uno de los parámetros es el número de sponsors y el valor económico de dichos acuerdos a futuro, además de el número de ventas de mercancía oficial con su nombre y el valor que las marcas estén dispuestas a pagar por utilizar como licencia el nombre-marca de Rodríguez con fines comerciales .

Hasta el momento, ninguno de los patrocinadores de Rodríguez ha externado alguna postura con relación al escándalo. No obstante, Badillo recuerda que empresas como Nike han sido firmes en otros casos similares, un ejemplo es el de Tiger Woods, que tras su escándalo marital en el 2009 mantuvo el apoyo de la marca. Es una relación comercial que al día de hoy prevalece.

Sin embargo, cuando se trata de escándalos de dopaje Nike ha demostrado ser más rígida y el caso más claro es el de Lance Armstrong, al que, una vez confirmado su dopaje, la firma le retiró el patrocinio tanto a él como a su fundación. Otro escenario en el que Nike también demostró no titubear para rescindir un acuerdo es el que vivió Oscar Pistorius , destacó.

Yankees y Grandes Ligas, ?los mejor librados

Pese a que Rodríguez ha sido uno de los beisbolistas más mediáticos para New York Yankees en la última década, tras el escándalo, la imagen del equipo parece no verse afectada no sólo por la poca actividad que tuvo con la novena en el 2013, año en que sólo jugó 44 partidos debido a una lesión en la cadera, sino también porque -a decir del especialista- la historia de Yankees es muy vasta y se fundamenta en varios nombres como (Joe) Di Maggio, (Yogi) Berra, (Mickey) Mantle, entre otros .

Según Badillo Nieto, en todo negocio, las organizaciones siempre deben estar antes que los intereses individuales. Si bien la imagen de Yankees puede verse afectada por los hechos, definitivamente quien tiene más que perder es el propio Rodríguez, ya que su prestigio e imagen pública se devalúan drásticamente .

Aunado a ello, habrá que pensar en la cuestión económica, pues en caso de que la sanción se mantenga luego de la demanda que presentó el tercera base para apelar su castigo, Rodríguez dejaría de percibir 26 millones de dólares, su sueldo para esta temporada.

Por último, la mejor parte sin duda se la llevarán las Grandes Ligas, pues su decisión sobre la sanción sobre A-Rod, a decir de Badillo Nieto, le favorecerá en su imagen: No sólo la favorece, sino que también la fortalece al darle seriedad y credibilidad. Habrá quien piense y cuestione el hecho de que sea hasta ahora cuando se aplica una sanción de este tipo, cuando hace décadas que la Liga ha padecido la problemática del dopaje.

Lo cierto es que pese a la complejidad que representa combatir el dopaje, esta sanción puede ser un gran parteaguas en el beisbol profesional pero también puede expandirse a otras disciplinas deportivas , finalizó.