Acapulco, Gro. “¿DÓNDE ESTÁN los aficionados de Rafa Nadal?.

“¿Ya tienen sus aficionados su boleto de avión hacia Indian Wells?”, exclamaba molesto Nick Kyrgios tras el partido de semifinal en el que venció a John Isner.

Al tenista australiano se le ha dado el libreto de chico malo en  las historias que se escriben en los partidos y torneos que juega.

Y aunque él no está de acuerdo por la posición en la que se le ha puesto, al menos para el Abierto Mexicano de Tenis (AMT) representa un activo económico a considerar para la popularidad del torneo.

¿Cómo vende el carácter del australiano?

“Siempre es importante tener un diferenciador en los torneos, en cualquier nivel. Jugadores como Kyrgios son positivos, siempre y cuando el jugador sepa involucrarse bien con los aficionados, porque también hay jugadores que podrían mandar mensajes equivocados. En general, creo que el tenis necesita éste tipo de alicientes, de diferenciadores que vuelven los partidos más interesantes. Su aporte es bastante positivo al torneo”, comentó a El Economista Raúl Zurutuza, presidente del AMT.

Nick encontró la manera de beneficiarse con el papel de antagonista durante los partidos. Eliminó del Abierto Mexicano a tres de los mejores jugadores del mundo: Rafael Nadal, Stanislas Wawrinka y Alexander Zverev y el desacuerdo del público por la salida de los tres favoritos alimentó el ego del australiano, quien en esos lapsos demostró su mayor nivel de juego.

“¿Por qué soy el chico malo? ¿Qué he hecho que los otros jugadores no hagan?, ¿Soy el único que rompe raquetas?, ¿Acaso en Acapulco me consideran el malo sólo porque le gane a Nadal?”, comentó en rueda de prensa, al mismo tiempo, que opta por expresiones corporales criticadas por algunos medios, que señalan que cuando se acercan a él, reclina el cuerpo hacia delante, no mira a los ojos y frunce el seño.

“Sin duda, toda la polémica y la relación de amor-odio que ha creado con el público puede ocasionar que en el futuro su participación implique una venta de boletos importante porque es la clase de jugador que le pone ese ingrediente adicional en la cancha que provoca que el público se meta al juego”, comenta a este diario José Fernández, director de comunicación del Abierto.

En Acapulco se hizo presente su imagen de bad boy. Entró a la cancha con paso despreocupado, se tiró al piso de la felicidad cuando derrotó a Nadal, se acompañó de su música para minimizar el ruido del estadio. La marca Beats sacó provecho de su imagen y es su patrocinador de audífonos.

La opinión de los tenistas sobre la actitud o métodos sobre Kyrgios es dividida, porque hay casos como el de Nadal, quien considera que el australiano debe de ser más respetuoso, o el de Alexander Zverev, quien dice que ante él siempre ha sido respetuoso y mantienen una buena relación.

“Conmigo siempre ha sido una buena persona; siempre ha sido muy respetuoso y todos los partidos en que nos hemos enfrentado han sido muy divertidos. Nunca hemos tenido momentos en los que me haya faltado el respeto o yo a él, por lo que yo no he tenido malas experiencias . Hace un gran esfuerzo en la cancha, por lo que no se debe quitar crédito a su tenis por la personalidad que tiene”, comentó el alemán.

Porque a pesar de sus detractores, Kyrgios ha demostrado ser muy cercano a sus amigos, como es el caso de Stefan Kozlov, el tenista estadounidense nacido en Macedonia, a quien le dedicó su victoria luego del partido contra Isner. Con 21 años de edad, Kozlov es considerado por Nick como un hermano pequeño.