En México, el deporte debe ser considerado como una prioridad nacional, en el marco de la política social del Estado, y replantearse, aseveró el fundador de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Raúl González Rodríguez.

En entrevista, el campeón olímpico en 50 kilómetros de marcha y plata en los 20 kilómetros en Los Ángeles 1984, relató que en 1988 nació la Conade, y se definió una política pública de Estado que se sustentó en tres ejes: uno, la promoción del deporte para todos para elevar la calidad de vida de la población a través de la actividad física; dos, la promoción de actividades deportivas hacia el sistema educativo nacional, incluida la educación superior, y tres, impulsar el desarrollo de talentos hasta el nivel del alto rendimiento.

Fue creado el Sistema Nacional del Deporte, con base y fundamento legal, como un organismo de coordinación y concertación y operación, seguimiento y evaluación del Programa Nacional del Deporte. Ese sistema lo conforman la Conade, el Comité Olímpico Mexicano, la Confederación Deportiva Mexicana, las federaciones nacionales y los institutos estatales.

A 30 años de que inició ese proceso, planteó que lo importante es que existen las bases y las instituciones, pero es hora de una profunda y amplia redefinición.

Eso implica la revisión seria y profesional de lo que actualmente tenemos, pues muchos planes, proyectos y procesos se han desgastado, incluso desvirtuado, por la mala administración en algunos periodos y por el desconocimiento de algunos equipos que llegaron a la administración pública del deporte nacional.

Necesario replantear relación con las federaciones

Concretamente, señaló que es preciso replantear la relación entre el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil, concretamente las federaciones deportivas, que deben entenderse como organismos que operan una actividad de orden social y de interés público, y que al recibir recursos del gobierno desarrollan una actividad de carácter popular.

Eso obliga a contar con una normalidad muy precisa para que la relación sea fructífera. Dijo que en los últimos años solamente nos hemos desgastado en señalamientos de corrupción en las federaciones o con ellas.

“En el sexenio pasado sólo fue para demandar presunciones de corrupción, y se siguió una actitud policiaca. No estoy diciendo que las federaciones sean santas, pero la forma de la relación institucional no ha sido la correcta”.

Comentó que en el caso de los atletas de alto rendimiento es muy importante la participación del sector privado, pero actualmente, por razones de incompetencia, porque se desvirtuaron los mecanismos tanto de excelencia del deporte como por CIMA, ya no operan.

“Tanto se desgastó el mecanismo que ahora sólo queda Fodepar, que es un mecanismo desde la Conade sólo para canalizar recursos, pero no hay participación de la Iniciativa Privada. Allí estamos fallando”.

Aunado a ello, es necesario revisar los presupuestos y canalizar más a donde se necesitan, así como promover el servicio civil de carrera y generar políticas públicas transversales, añadió el multimedallista.

Al plantearle que para muchos, dentro y fuera del deporte, el deporte no es prioridad en el país porque hay otras necesidades como el combate a la pobreza y la seguridad, González contestó que eso sucede porque siempre queremos ver los efectos y no las causas de los problemas.

“En México tenemos que aprender a ir a las causas y querer resolver los problemas por sus defectos”.