Muy cerca del bronce en Barranquilla, pero lejos de estar en la élite de las disciplinas que gozan de su mejor momento dentro de la Federación Mexicana de Natación.

Medallas:

  • Natación: 43
  • Clavados: 13
  • Remo: 11
  • Canotaje: 9
  • Nado sincronizado: 7
  • Vela: 4
  • Aguas abiertas: 3.
  • Polo acuático femenil: 1
  • Polo acuático varonil: 0

Perseo Ponce regresó de España donde a sus 30 años tiene una vida laboral que le dio el ingreso económico base para llegar a los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018. Una vez que terminó la competencia regional, sin ganar el partido por la medalla de bronce ante Puerto Rico, habla sobre la incertidumbre de la decisión a tomar para seguir el camino que primero lleva a los Juegos Panamericanos en Lima, y después en el 2020 a los Juegos Olímpicos.

—¿En qué momento se encuentra el polo acuático varonil en México?

—El equipo que se presentó en Barranquilla era muy joven, con un promedio de edad de 22 años, por eso decidí regresar a México. Estuve en España un año y medio. Es  un deporte que en México no es muy conocido, le falta difusión, sé que en la Federación Mexicana de Natación se habla de clavados, natación, nado sincronizado, pero ¿donde está el waterpolo?

—¿Cuánto necesita un jugador de waterpolo de tu nivel para prepararse?

—El jugador de waterpolo tiene que ver por sus estudios. Lo veo en los jóvenes: trabajar, estudiar, entrenar. Eso es lo que te va alejando del deporte. Mucha gente dice que del deporte no se vive y es verdad, pero vivir el momento vale la pena. En este ciclo nos abrió las puertas el Comité Olímpico Mexicano, porque no teníamos donde entrenar. Pero el equipo no tiene una beca que da la Conade, nunca ha llegado la beca CIMA- que desde el 2012 es el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar)-.

Todos los deportes como natación, clavados, nado sincronizado, son bien apoyados con la beca.

Con lo que recibo en España  es para salir adelante. Gasto de mis bolsillos, desde transportes, competencias, preparación. Si la Conade diera una beca para un jugador de unos 40- 50 mil pesos, sería un gran apoyo. Espero que crezca toda la Federación, y no solamente algunas disciplinas. En el waterpolo varonil tenemos que levantar la mano, hacer ese cambio.

—¿Qué va a ocurrir a partir de ahora con el equipo d waterpolo?

—El equipo está en una incertidumbre de saber si se nos va a apoyar o no. Varios de mis compañeros han regresado a sus estados, seguirán entrenando allá- Y yo no sé si regresarme a España, Bilbao, a la ciudad de vitoria Gasteiz, donde juego con el equipo de Lautada.

Quiero seguir aportando con el equipo mexicano, con el entrenador, seguir siendo el capitán. Vienen los Panamericanos y solamente tenemos lo que recibimos de Conade.

—¿Qué tienes en mente para antes de que inicien los Juegos Panamericanos?

—Necesito trabajar para salir adelante. Recibí de la Conade una beca alta de las de tipo B, pero en comparación con los atletas de natación y sus becas.... ojalá tuviéramos las mismas.

En España estoy en un programa de entrenamiento particular, estuve trabajando en algunos gimnasios. Me gusta preparar la mentalidad de las personas, que por ejemplo, se refleje (su buen estado mental) al llegar a la oficina, al trabajo. Mi trabajo es la base y ahora le dediqué más tiempo a Barranquilla, y dejé de percibir un poco de dinero.