Entre disputas, reclamos y protestas, Sao Paulo se consagró monarca de la Copa Bridgestone Sudamericana 2012 luego de vencer 2-0 a Tigre.

Y es que, tras disputarse el primer tiempo de la vuelta de la final en el Estadio Morumbi, el equipo argentino no salió a disputar el segundo tiempo, alegando agresiones de parte del personal de seguridad del Estadio, por lo que el árbitro, Enrique Osses, dio por terminado el encuentro resultando ganador el equipo brasileño.

Al terminó de 45 minutos del primer tiempo Sao Paulo ganaba 2-0, luego de las anotaciones de Lucas Moura al minuto 22 y, seis minutos más tarde, Osvaldo quien aumentaba la ventaja y ponía la eliminatoria en favor del club brasileño; sin embargo, los jugadores argentinos acusaron que, al dirigirse al vestidor en el medio tiempo, fueron recibidos a golpes en el túnel que conduce al vestuario, y que incluso fueron amenazados con una arma de fuego, según comentó a Fox Sports Martín Galmarini, mediocampista de la escuadra argentina.

El técnico de Tigre, Nestor Gorosito, acusó al personal de seguridad de Sao Paulo de golpear a los jugadores argentinos.

De acuerdo con el reporte de la televisora, Galmarini y otros compañeros resultaron con golpes, mientras el auxiliar técnico, Jorge Borelli, recibió un golpe que le provocó una hemorragia en el rostro.

Tras los incidentes, los jugadores de Tigre se negaron a volver a la cancha, alegando pocas medidas de seguridad, además de las agresiones e incluso culparon al equipo brasileño de no permitirles entrenar en el estadio un día antes y cortar abruptamente el calentamiento de los jugadores previo al partido.

Por su parte, Gosorito reclamó que el recorrido hacia el estadio fue de dos horas, lo que perjudicó a sus jugadores el día del partido.

Luego de esperar 30 minutos, el árbitro chileno decidió dar por terminada la final y, por consiguiente, Sao Paulo se consagró con el título del torneo.

En tanto, el delantero Lucas Moura fue declarado el jugador destacado de la competencia.