Hugo Sánchez agachó la cabeza, clavó la mirada en el césped, deseando desaparecer, al mismo tiempo que más de 5,000 personas explotaban, se despojaban de sus camisetas, festejando el dramático triunfo en tanda de penales 4-3 (5-4 final) de Neza FC sobre Pachuca.

Y la reacción de los fanáticos de Toros no podía ser otra, porque ayer sus ídolos demostraron que en el futbol no se trasciende a base de nombres, billetazos, contrataciones bomba. El equipo dirigido por Carlos Bustos le jugó sin complejos a unos Tuzos plagados de elementos con experiencia en Primera División, de la talla de Nery Castillo, Alberto Medina y Oscar Rojas.

A los de Neza no les apagaron los ánimos ni con el gol de Raúl Meraz, quien al 65 recibió la pelota de frente al marco y aprovechó la precipitada salida de Miguel Fraga, quien más tarde se vestiría de héroe.

No. Ayer, Neza FC tenía una cita con la historia y apenas dos minutos después empató el marcador con un potente disparo de José Antonio Rosas, en el que el arquero visitante pudo hacer más y que tras impactarse en el poste se coló a las redes para devolver la esperanza a los fanáticos que jamás dejaron de alentar a sus jugadores.

A pesar de que ambos conjuntos pudieron llevarse el triunfo en tiempo regular, su falta de contundencia provocó que el desenlace viniera en tanda de penales, instancia en la que los de casa tuvieron mayor temple, técnica.

Los primeros tres disparos fueron acertados por ambos equipos. Por Pachuca, Mauro Cejas, Oscar Rojas y Jorge Hernández vencieron a Fraga, mientras que los Toros que acertaron fueron José Antonio Rosas, Gerardo Arroyo y Julio Aquilano mantuvieron todo igualado.

Todo se vino abajo para Pachuca cuando Nery Castillo disparó y Fraga atajó la pelota e instantes más tarde Diego Mejía acertara. Finalmente, Héctor Herrera erró de nueva cuenta por parte de los Tuzos y decretó el pase de Neza FC a las semifinales de la Copa MX.

carlos.herrera@eleconomista.mx