Sin tener aún información acerca del planteamiento de la nueva liga de desarrollo y ante la negativa de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) a emitir opiniones o declaraciones respecto al futuro de los árbitros de la Liga de Ascenso, el panorama en el desarrollo de jueces para la máxima categoría se torna incierto, puesto que la liga de plata representaba el escalón más cercano en la preparación de un silbante para poder ingresar a la Primera División.

Son 700 los árbitros que componen el universo de la comisión de arbitraje de la FMF. De ellos, 54 se encontraban registrados en la Liga de Ascenso que en el mes de abril dejó de operar como la conocíamos: “Se que algunos ya estaban en un proceso de promoverlos y seguramente a ellos les darán oportunidad la siguiente temporada en Liga MX”, compartió una fuente que solicitó anonimato.

Según declaraciones de Arturo Brizio, presidente de la Comisión de Árbitros de la FMF, para El Economista, lo ideal es debutar a dos árbitros por temporada en Primera División para evitar que se “adelgace la baraja”, práctica que se había rezagado.

“Esta temporada el plan era cuatro debuts y una reaparición, se nos quedó al 80% porque solamente pudimos debutar cuatro, nos quedó un árbitro, pero el plan sigue en pie cuando se reanude: cinco árbitros nuevos en la división para cubrir lo que se dejó de hacer y ver la forma de ir renovando esto con por lo menos dos árbitros que puedan debutar. Aquí el tema no es que debuten, sino el seguimiento que se les dé”.

No hay reglas establecidas para alcanzar el máximo circuito, sino que los árbitros deben reunir una serie de características como un buen desempeño tanto físico como teórico y práctico, para lo cual los silbantes se comienzan a preparar en las divisiones inferiores. Sin embargo, si el talento es detectado, tanto hombres como mujeres pueden brincar categorías llegando a más temprana edad a la Primera División.

Durante la gestión de Arturo Brizio se llevó a cabo la reactivación del proyecto anual que denominó como “La academia”; en éste se le da oportunidad a alrededor de 30 árbitros y asistentes, con promedio de edad de 25 años, para ser monitoreados: “Si eso lo desarrollamos en cuatro o cincos año estás hablando más o menos de 150 árbitros que ya viste, les diste partidos, pitaron sub-20, pitaron sub-15, entonces ya tienes un panorama bastante exacto, confiable, porque además hay calificaciones, hay todo aquello donde puedes saber dónde está exactamente el talento”, indicó Brizio.

Hasta antes de darse por eliminada la Liga de Ascenso, diversos medios locales habían denotado la ventaja de los árbitros de Primera División y de Ascenso para enfrentar el periodo de inactividad, no sólo en México, sino a nivel Latinoamérica, pues son de los pocos que reciben un sueldo fijo además del pago por partido: 33,000 pesos mensuales a los que cuentan con gafete FIFA (categoría A) y 27,400 pesos a los que son categoría B, en Liga MX arbitren o no.

No así los de divisiones inferiores (Liga Femenil, Premier, sub 20 y 17), pues Luis Castillo, columnista de Récord, informó que ante la situación de inactividad derivada de la pandemia de Covid-19 algunos árbitros han tenido que emplearse en otras fuentes de trabajo.

“Nos estamos dando a la tarea de conseguir un apoyo a los muchachos que sea parejo, no nos importa que sea de Segunda o de Tercera; muchos son solteros o tienen otro trabajo, pero la estamos pasando mal todos y me da mucho gusto la solidaridad de mi gente porque los de Primera División y los de Ascenso dijeron de manera unánime que lo que se vaya a dividir se divida en los de abajo, eso me llena de orgullo y dignidad”, señaló Brizio a W Deportes.

El directivo compartió que no se les prohíbe a los silbantes ejercer otra profesión mientras que estos puedan cumplir con los requerimientos que le exige la Comisión: “Tenemos profesionistas, gente que se dedica al comercio, que tiene su propia empresa, lo que sí es que cada vez es más demandante el tema arbitral: las concentraciones, los viajes. De pronto es muy difícil que tengas un árbitro que sea un empleado en una empresa porque lógicamente los permisos y los temas se vuelven irreconciliables”.

Una noticia esperanzadora para quien le ha dedicado su vida a esta actividad yace en la nueva Liga de Balompié Mexicano, pues Daniel Sandoval, encargado de la dirección de arbitraje, en entrevista con Diario As indicó que se estará buscando a árbitros retirados tanto de Primera, Ascenso, segunda y tercera división: “Pensamos en ellos para que tuvieran esa segunda oportunidad y, de paso, nos ayuden a hacer nuevos y buenos árbitros”.

[email protected]