Playa del Carmen. Hasta hace menos de cinco años, casi nadie conocía José de Jesús Rodríguez, El Camarón, quien obtuvo su apodo por el color rojo que toma mi piel cuando me asoleo . Hoy es uno de los referentes del golf mexicano y uno de los golfistas nacionales que forman parte del field del Mayakoba Golf Classic 2012 al lado de estrellas como el australiano Greg Norman y el español José María Olazábal.

Pero la historia del guanajuatense no fue tan sencilla. Fueron años de mucho trabajo , asegura el oriundo de Cuchicuato quien, gracias a su talento y persistencia, se ha consolidado como uno de los mejores a nivel nacional.

Un sueño truncado

Me fui a Estados Unidos para buscar una mejor vida , asegura Rodríguez. Cuenta, con timidez, que a los 11 años conoció el golf y se enamoró de él, que en el club de golf Santa Margarita trabajó de caddie, que justo ahí, donde se ganaba la vida cargando las bolsas de los golfistas, soñaba con algún día llegar a practicar el deporte que tanto le apasionaba.

Sueño que cristalizó a los 15 años cuando, como amateur, se impuso en un torneo de caddies en el que le concedieron una invitación para competir con los profesionales en el circuito mexicano patrocinado por Benson, pero no recibió ningún apoyo por parte de su club. Ésa fue una de las razones por las que, a la postre, decidiría irse de indocumentado a Estados Unidos.

La necesidad me llevó a buscar oportunidades. Me aventuré a cruzar el desierto de Coahuila solo. Me perdí, después me agarró dos veces la migra pero llegué , rememora.

Sin más armas que sus ganas de trascender, El Camarón consiguió un trabajo en el mantenimiento de campos de golf. Tres años trabajó José de Jesús en Arkansas aprovechaba mis tiempos libres para practicar en cuanto podía, a escondidas… Yo quería ser golfista , asegura el mexicano, quien por un problema en un riña tras un partido de futbol fue fichado por la policía estadounidense, situación que le resultaría un obstáculo en su carrera más adelante.

Para el 2006, El Camarón regresó a México y fue entonces que, apoyado por el empresario farmacéutico Alfonso Vallejo, fue invitado a jugar la Gira Negra Modelo y decidió hacerse profesional. Un año más tarde, en ese circuito, consiguió el título a novato del año.

En el 2008, su título como mejor jugador del año le dio el pase para participar en el Canadian Tour con la posibilidad de disputar un torneo en Estados Unidos. Pero no pude ir. En la Embajada me negaron la visa por mis antecedentes como indocumentado y por el reporte de la policía de la riña que había tenido , explica.

No obstante, ese obstáculo no le impidió figurar en el golf a nivel nacional e internacional. En el 2009, logró compatibilizar la Gira Negra Modelo con el Canadian Tour, circuito en el que, en el 2010, tuvo resultados sobresalientes.

En el 2011 se impuso en la orden de mérito del Canadian Tour y logró el lugar 11 en el Abierto de México del Nationwide Tour. Gracias a su buena actuación en la Gira Negra Modelo, obtuvo el boleto para estar hoy en el field del Mayakoba, que para él es un sueño .

cristina.sanchez@eleconomista.mx