Las gimnastas estadounidenses, lideradas por la superestrella Simone Biles, se proclamaron campeonas del mundo por equipos, en Stuttgart (Alemania), por delante de las rusas e italianas, a menos de 10 meses para los Juegos Olímpicos del 2020.

El equipo femenino estadounidense totalizó 172,330 puntos, casi seis más que sus rivales rusas (166,529). Las italianas, que completaron el podio, sumaron 164,796 unidades. Este título eleva a 15 el número de coronas mundiales récord de Biles (22 años) y a 21 el total de sus medallas en los mundiales, a dos del récord absoluto que ostenta la leyenda bielorrusa Vitaly Scherbo (23).

La cuádruple campeona olímpica tuvo muchas opciones de superar al mito de la gimnasia artística (ganador de seis oros en Barcelona-1992 con el Equipo Unificado exsoviético), ya que Biles clasificó para las cinco finales individuales en Stuttgart.

Primero competió en la final del concurso general y el fin de semana lo hizo en suelo, salto, viga de equilibrio y barras asimétricas.

Las gimnastas estadounidenses han sido campeonas por equipos en los últimos ocho años y se presentarán como las grandes rivales a batir en los Juegos de Tokio 2020.

“Nunca pienso en los récords. Sólo quiero salir y hacer lo que vine a hacer”, declaró Biles, que ha capitaneado a las estadounidenses en sus últimos cuatro títulos mundiales por equipos.

“Cada año te sientes mejor y mejor, simplemente porque estamos dejando un legado”, se felicitó.

Rusia se convirtió en el primer equipo en llegar a seis puntos de los Estados Unidos, desde China en el campeonato mundial del 2015.

“Estamos contentos de haber quedado en segundo lugar porque todavía no podemos luchar contra los estadounidenses, pero hoy la brecha fue significativamente menor que en los últimos campeonatos mundiales”, dijo la gimnasta rusa Angelina Melnikova.

Italia se llevó el bronce para capturar su primera medalla de equipo femenino en un campeonato mundial en 69 años.

China, al no alcanzar el podio por primera vez desde el 2003, fue cuarto después de un día difícil para Liu Tingting, quien cayó dos veces en las barras asimétricas y nuevamente en la barra de equilibrio.

Una caída en la montura de la viga por la última gimnasta de Italia, Elisa Iorio, tuvo un final tenso, pero se recuperó para anotar lo suficiente como para mantenerse por delante de China por 0.536 puntos. Fue una gran recuperación para Italia, que se había clasificado en el último lugar para la final.

“El objetivo para hoy era simplemente hacerlo mejor que la calificación y cómo va”, dijo la gimnasta italiana Giorgia Villa.

Gran Bretaña terminó sexto en la final y clasificó para los Juegos Olímpicos del año próximo.