Y así llega la justa sudafricana. Con más expectativas que malos augurios.

No sólo en jugadores, sino también en estilo de juego se espera demasiado.

Desde el Futbol Total de Holanda en el 74 y 78, nadie había hecho el tema de la estética como una virtud y eso es lo que ha hecho España desde hace dos años , sentencia Carlos Valderrama, mundialista en Italia 90.

A ese nuevo estilo se le llama Tiki-Taka. Así lo han catalogado en España al buen trato de la pelota, a la circulación y al movimiento de posiciones.

Algunos más lo catalogan como la nueva versión del Futbol Total de la Holanda de los 70.

Es impresionante la manera como tratan el balón los españoles. En ocasiones no hay nada que criticarles, parece perfecto , advierte Gary Lineker, goleador inglés del 86. Me gustaría que el Mundial lo ganara Inglaterra, pero el estilo de juego de España es por demás superior a todos los demás.

Parece en algunas ocasiones hasta perfecto, pero también hay estilos como el holandés o hasta el argentino que siempre son benéficos para todos los aficionados .

El Tiki-Taka tendrá otro oponente: la historia. A excepción de algunas mini revoluciones futbolísticas como el Ajax de Van Gaal o el Barcelona de Guardiola, muy pocas son las veces que un estilo de juego que prioriza la calidad se lleva el campeonato.

De esto sabe mucho Holanda. El subcampeón más grande de la historia en 1974 y 1978 nunca vio coronada su revolución más que en el discurso y las copias de algunos equipos.

Pero además hay otras selecciones que también tienen estilos definidos.

Mira el Catenaccio de los italianos, que con ese estilo ganaron España 82 y recientemente Alemania 2006; o la combinación de fuerza, físico y calidad que ahora tienen los ingleses, o cómo descartar el orden de Dunga con Brasil que pese a ser criticado ha ganado todo en América y en donde se ha parado , confiesa Enzo Francescoli (jugó México 1986 e Italia 90).

Para Franz Beckenbauer, quien además de coronarse en Alemania 1974, también condujo a su Selección, ahora como entrenador a la corona de Italia 1990, advierte que el juego de conjunto será clave, los esquemas de juego y las tácticas funcionan en diferentes momentos, pero lo que importa es el estado de los futbolistas, pero si no tienen la fortaleza mental, la convicción y las ganas de sobresalir, difícilmente podrán aplicar un sistema.

Los mundiales los ganan los equipos más compactos y los que están en el mejor momento .

Ya sea 4-4-2, 4-3-3, 3-4-3, 3-3-1-3, los sistemas jugarán otro campeonato. Cada una de las selecciones apelará a sus propias revoluciones para llegar lo más lejos posible.

[email protected]