La escudería Ferrari fue obligada a cambiar el alerón trasero de sus coches el sábado en el Gran Premio de España, después de que el órgano rector de la Fórmula Uno lo declarara ilegal.

"Nos dijeron que el concepto no es legal", dijo un portavoz de la escudería.

El director de carrera de la Federación Internacional de Automovilismo Charlie Whiting había informado el viernes a periodistas que el órgano rector estaba estudiando detenidamente el nuevo alerón que la escudería italiana había llevado al Circuito de Cataluña.

"Es una interpretación de las normas muy astuta, pero tenemos que decidir si creemos que es una interpretación correcta", sostuvo.

La decisión fue un duro golpe para el bicampeón del mundo Fernando Alonso, de Ferrari, que competirá el domingo rodeado de su público.

El equipo italiano va tercero en la general, a 83 puntos de los líderes y campeones, Red Bull.

RDS