Jeremy Chardy tiene un serio problema: él mismo se echa a reír cuando confiesa su sueño . El francés, entre los primeros 50 de la ATP y quien el año pasado fue cuartofinalista en Australia -primer grande de la temporada-, advierte que después de ser tenista le encantaría ser actor. Lo confiesa y luego se escucha su carcajada.

En el 2009, en una entrevista previa a una jornada de Roland Garros, dijo: Mi sueño es, cuando deje el tenis, poder ser actor . Luego su novia echó a reír y él también.

(Las películas) Me encantan, porque transmiten emociones. Ahora no lo puedo hacer, pero después quizá tenga la oportunidad (de ser actor) , dice. Sus cercanos confiesan que le encantaría hacer un papel al estilo James Bond.

Chardy no tiene cifras extraordinarias. Apenas ha ganado un título individual y fue hace cuatro años en Stuttgart, Alemania. No había superado la cuarta ronda de un grande hasta que llegó el Grand Slam de Australia en el 2013.

Serena Williams y Martina Hingis, dos chicas que han dominado la era del tenis femenil en los últimos 20 años, le han hecho un guiño a su calidad. Pertenece a la academia de tenis Mourataglou, en Francia, donde entrena Serena y donde Martina es coach. Por eso le conocen y hablan de su trabajo.

Ellas le han brindado elogios, pero él apenas atina a decir que por ahora su meta es ser Top 20 y lo repite en la entrevista en más de cinco ocasiones. No vaya a ser que se despiste y digamos que puede llegar más alto. Después ya veremos , confiesa.

Hace un año, cuando también estaba anunciado para participar en el Abierto Mexicano de Tenis (al final no asistió), era 25 del mundo. En el 2013 no le fue bien y ahora es 46, su peor clasificación desde agosto del 2012. Pese a eso su futuro lo definen Serena y Martina como muy prometedor .

Chardy es parte de la nueva generación de tenistas. Lo calza Nike y lo viste Lacoste. Asegura que la era de su deporte ha cambiado, que ya no es costumbrista y tradicionalista, como lo era hasta la década de los ochenta del siglo pasado.

A las nuevas generaciones nos gusta más color, ahora vemos las cosas distintas , detalla, tras cuestionarle la era de mayor impacto de los patrocinadores en la ATP.

El organismo de tenis profesional ha permitido que los jugadores lleven más de una publicidad y eso ayuda a tener más dinero. Si tienes más patrocinadores te ayudará a mejorar tu tenis, a tu equipo con más recursos y las marcas se expondrán más , dice.

El chico que le seduce la belleza de María Kirilenko y Caroline Wozniacki tiene la palabra sueño como parte de su vocabulario cotidiano. Así llegó a ser tenista, jugar en Copa Davis, ser uno de los mejores ocho en un grande y, probablemente, la actuación ya le espera con una butaca de primera fila, pero antes una escalada en el ranking tras un mal año.