Un sofá, una serie y la calma, como lo puedes encontrar a solas en la comodidad del hogar. Esa es una de las dinámicas que más disfruta Carla Rossi cuando llega a tener tiempo libre. Pero en realidad no importa si su agenda está ocupada, porque entonces también disfruta, aunque de diferente manera.

Sus manos se agitan, su voz se exalta, pero su mirada se mantiene fija en un objetivo: ser campeona de la Liga MX femenil. Dice que como entrenadora es mucho más tranquila que como jugadora, pero también asegura que, desde el banquillo, las emociones son inevitables.

“Jugaba como mediapunta o contención, pero en la cancha yo era completamente diferente: muy entrona y totalmente apasionada. Aquí ya trato de ser más serena y que las emociones no gobiernen lo que quiero transmitir”, describe la entrenadora en entrevista con El Economista.

Gallos Femenil vive su primera liguilla dentro de la Liga MX bajo la dirección técnica de Carla Rossi, quien, como jugadora, fue campeona de torneos nacionales y seleccionada mexicana, experiencia que le permitió llegar entre los ocho mejores equipos femeniles durante su primer torneo con la institución queretana.

“La clave es la disposición de las jugadoras, ellas tenían claro que es una segunda oportunidad porque vienen de equipos donde no jugaban o jugaban muy poco, no eran el foco de atención, y eso les da todas las ganas ahora”.

En la Liga MX femenil no hay repechaje como el varonil. Para participar en los cuartos de final debes ganarte una posición entre los mejores ocho durante las 17 jornadas de fase regular; Querétaro consiguió su boleto por primera vez como número siete con 26 puntos (14  de ellos como visitante, la cuarta mejor cifra en esta categoría).

“Estamos felices de lograr este primer objetivo y poder lograr un poquito más, intentar llegar hasta la final”, relata Carla. Su tono de voz es serio, así como su andar por el futbol mexicano. Comenzó su carrera de entrenadora en la Liga MX femenil con Tijuana y también ahí, en su primer torneo, metió al club a liguilla, aunque fue eliminada en cuartos de final ante Tigres (Apertura 2019).

—¿Qué es lo que hace Carla Rossi diferente a otros entrenadores de la Liga MX femenil?

“Nada de diferente, trato de ser muy yo y de seguir mi instinto. Soy muy sincera dentro y fuera de la cancha. Traslado mucho lo que soy a mi trabajo y siempre soy muy respetuosa. Soy muy tranquila, me gusta estar en casa, pasar tiempo sola y hacer cosas sencillas como ver alguna serie, platicar con amigos, descansar o encargarme de las cosas que hay en casa”.

Carla llegó a Querétaro apenas en este Guardianes 2020, por lo que aún no ha podido jugar un partido en el Estadio La Corregidora con aficionados, sin embargo, asegura que no hay nervios en sus chicas por jugar su primera liguilla, sino mucha emoción y unión: “Todos los días son muy agradables en el club, es algo que tratamos de cuidar mucho, que las chicas vengan a jugar aquí con gusto y con muchas ganas; el ambiente es muy bueno. Las jugadoras me llaman coach, Carla o de muchas maneras”.

Ese ambiente se refleja en los resultados: el Apertura 2020 es el torneo con más triunfos en temporada regular para el equipo en seis torneos completos y uno de 10 jornadas (el suspendido Clausura 2020), además de ser el que más goles han anotado (24) y menos han recibido (20, su cifra más baja había sido de 27).

Es el inicio de un plan de estabilidad que Rossi tiene en mente a corto y mediano plazo, para después convertir a Gallos femenil “en un equipo muy importante de esta liga”, resalta. La oriunda de Guadalajara es una de las cuatro mujeres que ocuparon el cargo de dirección técnica en la Liga MX femenil durante el presente torneo, junto a Ileana Dávila de Pumas, Eva Espejo de Pachuca y Fabiola Vargas del Necaxa; salvo la última, todas están en la liguilla.

A sus 35 años, es una de las entrenadoras más jóvenes de la liga, su carácter ha hecho click con el de sus jugadoras, ávidas de revancha personal pero sin caer en el nerviosismo; Rossi ha mezclado aprendizajes de sus más grandes ídolos como entrenadores de futbol: Pep Guardiola, Marcelo Bielsa y Miguel Herrera.

—¿Cómo es ser mujer y entrenadora en este país?

“Se han calmado mucho las cosas y en el club en el que estoy me han facilitado mucho todo, me tratan muy bien; podrá ser difícil en otros lados, pero en Querétaro y cuando estuve en Tijuana, todo muy bien. (Les diría a las niñas) que si les gustaría ser entrenadoras tienen que seguir ese camino porque es lo que les va a hacer levantarse todos los días”.

Carla Rossi y sus chicas enfrentarán al Atlas en los cuartos de final de la Liga MX femenil primero en casa y después en Guadalajara. Espera que esta edición de la liguilla, a pesar de no contar con público en los estadios, brinde más espectáculo “y acapare nuevas miradas de quienes no conocen tanto la liga. Ha crecido mucho en los últimos años”, analiza.

fredi.figueroa@eleconomista.mx